Oficiales checos desean abandonar las filas de Fuerzas Armadas

22-03-2001

Un serio problema se presenta ante las Fuerzas Armadas checas: miles de oficiales están decididos a abandonar sus filas. Ello ocurre en momentos cuando se decide sobre el éxito de la transformación del aparato militar del país.

Jiri SedivyJiri Sedivy En noviembre próximo a miles de oficiales militares se les concluirá su contrato laboral y la mayoría está decidida a no renovarlo. Representantes del ministerio de Defensa y del Estado Mayor, reconocieron que la presencia de muchos de esos profesionales es indispensable para el buen funcionamiento de las Fuerzas Armadas checas. El sector por tanto se encuentra en una situación sumamente complicada, cuyo impacto es difícil predecir.

El jefe del Estado Mayor, Jirí Sedivý, considera que los motivos que influyeron sobre la decisión de los oficiales checos son varios. Entre ellos mencionó, por ejemplo, los rumores que corren sobre la supuesta elaboración de una nueva enmienda de ley sobre los militares profesionales, la cual debería implicar condiciones más severas en caso de la eventual retirada de los profesionales de las filas de las Fuerzas Armadas. Tal medida alarmó a muchos uniformados quienes ante tal amenaza, prefieren marcharse lo más pronto posible. Desmentir rumores similares siempre resulta muy difícil, aunque éstos sean totalmente infundados, afirmó Jirí Sedivý.

Tampoco contribuyeron a tranquilizar la situación las informaciones sobre la fracasada compra de armas y municiones para las Fuerzas Armadas checas, acompanadas de sospechas de corrupción por parte de varios personeros del ministerio de Defensa.

La actual crisis es tan seria que los observadores llegan a compararla con la situación registrada en las Fuerzas Armadas de este país después del año 1968, cuando de sus filas fueron expulsados miles de oficiales profesionales por haberse opuesto a la invasión de las tropas del Tratado de Varsovia a la Checoslovaquia de entonces.

22-03-2001