Obispos checos: "Presiones políticas suspenden aviso radial de la Iglesia"

26-02-2001

La Iglesia Católica Checa está convencida de que varias fuerzas políticas del país no desean que los ciudadanos checos declaren, en el recién iniciado censo de población y de vivienda, a qué religión pertenecen.

El censo poblacional y de vivienda empezó el jueves pasado con la distribución de formularios a los hogares. Ese mismo día la Radiodifusión Checa empezó a transmitir un mensaje encargado por la Iglesia Católica Checa con las siguientes palabras:

"La Iglesia no es un museo sino una comunidad viva. Cuenta también contigo. No olvides adonde perteneces. El censo nacional 2001." La Conferencia Episcopal Checa quería apelar así a los creyentes a que no temieran declarar su religión en el formulario. La pregunta por la religión es, al lado de la pregunta sobre la nacionalidad, voluntaria y los ciudadanos checos no tienen que responderla, si así no lo desean.

Aunque dicho mensaje debía haberse transmitido hasta este miércoles, la Radiodifusión Checa suspendió su transmisión el mismo día jueves, alegando que es una publicidad de carácter religioso, prohibida en la República Checa.

Sin embargo, altos dignatarios eclesiásticos opinan que fueron las presiones políticas las que obligaran a la Radio Checa a suspender el mencionado espacio publicitario. "A varios políticos no les encajaba en su visión del mundo la posibilidad de que se declarasen creyentes más personas de las que a ellos les convendría", señaló el portavoz de la Conferencia Episcopal Checa, Daniel Herman, sin puntualizar a qué políticos en concreto se refiere.

Las palabras de Herman fueron rotundamente rechazadas tanto por la dirección de la Radiodifusión Checa como por el Consejo de la Radiotelevisión.

26-02-2001