Nueva prisión aliviará las atestadas cárceles checas

27-11-2015

La nueva prisión de régimen abierto de Břeclav-Poštorná aliviará con sus 200 plazas el exceso de población penitenciaria de la República Checa, que actualmente se eleva a unos mil reclusos de más. Se espera que nueva cárcel ya esté llena antes de finales de año.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaFoto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa Las dependencias penitenciarias de Břeclav-Poštorná, que durante mucho tiempo estuvieron en desuso, han sido ahora restauradas y puestas de nuevo en funcionamiento con el objetivo de aliviar el sistema penitenciario checo. Con más de 20.000 reclusos a la sombra, las cárceles checas se encuentran actualmente por encima de su capacidad, advierte el director general de los Servicios Penitenciarios, Pavel Ondrášek.

“Para nosotros era importante abrir el edificio de Poštorná, ya que la capacidad de las cárceles en la República Checa se ve superada en un 6%. Nos alegramos mucho de que se haya conseguido poner en funcionamiento estas instalaciones y llevar el proyecto hasta el final”.

La prisión de Břeclav-Poštorná tiene capacidad para 200 internos y por su régimen de funcionamiento, más laxo que en otro tipo de penitenciarías, es posible implicar a los presos en las obras de restauración y en su funcionamiento general, explica su director, Miroslav Vodák.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaFoto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa “Aquí serán destinados hombres condenados a prisión en régimen abierto, es decir, el régimen aplicado en caso de actos criminales de menor importancia. Escogemos a los condenados que nos vienen bien por la profesión que tienen, y luego también siguiendo el criterio de proximidad con la residencia de sus familias, para que puedan venir a visitarlos”.

Actualmente se buscan en Břeclav-Poštorná cocineros, pintores y barnizadores, que además de pintar y preparar las celdas para los presos que vayan viniendo, contribuirán a restaurar las zonas ajardinadas aledañas a la prisión. Los internos tendrán a su disposición una sala común con comedor y televisión, un pequeño gimnasio y una pista de hormigón en el jardín con canastas de baloncesto y dos mesas de ping-pong.

El sistema penitenciario checo se verá ampliado próximamente además con nuevas residencias en las prisiones de Hradec Králové y Rapotice, que aportarán 600 nuevas plazas.

27-11-2015