Niños cubanos se reencontrarán con sus padres en Praga

14-01-2005

Tras 17 meses de separación forzada, joven matrimonio cubano recibirá a sus hijos en Praga. Liuver Saborit y Mayda Arguelles huyeron de Cuba, pero sus hijos quedaron en la isla, la presión internacional surtió efecto y los menores pronto se reunirán con sus padres en la República Checa.

Luiver Saborit y su esposa Mayda Arguelles huyeron de Cuba en julio de 2003, pero entonces no pudieron sacar a sus hijos Yancarlos de nueve años e Ivana de dos.

Liuver Saborit y Mayda Arguelles (Foto: CTK)Liuver Saborit y Mayda Arguelles (Foto: CTK) En la República Checa, el joven matrimonio recibió asilo político y de inmediato empezó gestiones ante las autoridades cubanas para que permitieran la salida de sus hijos. Tras innumerables y fallidas gestiones, la pareja organizó en diciembre pasado una manifestación ante la embajada de Cuba en Praga.

"El 13 de diciembre pasado nosotros hicimos una manifestación que tuvo amplia repercusión en prensa, protestando, reclamando la salida inmediata de niños pequeños, que estaban retenidos por el régimen de Castro en Cuba. Pues bien inmediatamente hubo silencio por parte de los representantes del régimen en Praga, pero a los pocos días recibimos un e-mail, de parte de los abuelos en el que nos notificaban que habían recibido una visita, lo cual no es muy usual, de parte de inmigración cubana, para decirles que el permiso ya estaba dado".

Liuver Saborit y Mayda Arguelles aseguran que sin pertenecer a ninguna agrupación política decidieron abandonar la isla, porque el régimen persigue a personas que se permiten tener y expresar ideas diferentes. Liuver Saborit tuvo que dejar sus estudios universitarios, mientras que su esposa Mayda Arguelles se vio forzada a dejar su trabajo en la televisión.

"Nosotros apostamos que con la ayuda internacional, la movolización de los cubanos en el exilio, de los amigos que concientizan sobre el problema que tenemos como pueblo con la dictadura, conseguiríamos presionar y obtener la liberación inmediata de los niños, y así ha sido. Yo creo que la expedición del permiso de salida de los niños con tanta premura, se debe a la presión que ha habido"

El joven cubano Liuvert Saborit y su esposa Mayda Arguelles, están convencidos de los ciudadanos de su país deben exigir sus derechos, y deben perder el miedo y levantar su voz para combatir las arbitrariedades del régimen castrista.

"Si vamos a conseguir algo como pueblo, no va a ser por la vía del silencio, la democracia no creo que llegue, que nos vaya a tocar a la puerta cuando ya el tirano muy viejo se muera, termine sus días, biológicamente su existencia. La democracia hay que conseguirla, la democracia hay que conquistarla, la dictadura no le va a ceder el camino, y para ello debemos hacer algo".

El próximo 22 de enero, los niños Yancarlos e Ivana deberían llegar a Praga acompañados de sus abuelos, que los últimos 17 meses velaron por ellos en La Habana, y reunirse con sus padres Liuver Saborit y Mayda Arguelles quienes recibieron asilo político en la República Checa.

14-01-2005