Nieve de Bogotá

22-10-2004

"Retorno del Paraíso" se titula el último capítulo del libro "Nieve de Bogotá", publicado recientemente en la República Checa. Su autor, Juraj Liska, se fue a Colombia para estudiar geografía, y se enamoró de ese país. Originalmente permanecería ahí un año, al final fueron dos. En el libro "Nieve de Bogotá", que nació con ayuda de su amigo y periodista Jirí Roth, Juraj Liska ofrece otra imagen de Colombia de la que los checos conocen de los medios de comunicación.

"Cada día en Colombia es una gran aventura y la gente es espectacular", resume sus impresiones de este país latinoamericano Juraj Liska. Fueron sus amigos colombianos que le impulsaron a fundar en Bogotá una escuela de snowboarding.

"Tuve que llevar todos los equipos de la República Checa porque en Colombia no se pueden comprar las tablas de snowboarding, las botas, las carpas para la nieve. Cuando salí de Colombia, se lo dejé todo a mis amigos. En este momento los mejores amigos que yo tenía allá pueden practicar snowboarding en los Nevados de Colombia con indumentaria deportiva de la República Checa".

Después surgió la idea de aprovechar las tablas para el ´snowboarding´ de otra manera, explica Juraj Liska.

"Subir dos o tres días a un nevado fue una aventura para gente preparada, para los deportistas. Entonces surgió la idea de de usar las mismas tablas que se usan para el snowboarding, para practicar ese deporte sobre la arena, ya que es más fácil. Se convirtió en un proyeto bastante conocido entre los bogotanos, porque casi todos los fines de semana salía con los estudiantes a practicar sandboarding. A sólo veinte minutos de Bogotá están las laderas con arena donde se puede practicar ese deporte".

En sus viajes por Colombia, Juraj Liska tomó casi 5 mil diapositivas. Aproximadamente un centar de esas fotos aparecen en el libro "Nieve de Bogotá". ¿Qué es lo que su autor más aprecia de las imágenes de los nevados?

"Hay geógrafos colombianos que calcularon que dentro de treinta o cuarenta años desaparecerían los glaciares y los nevados de Colombia. Por eso, esas fotos tienen un gran valor para mí, y también por el esfuerzo que tuve que hacer para sacarlas. No es fácil subir de unos mil o dos mil metros sobre el nivel del mar hasta cinco mil metros donde se encuentran los nevados. Esto siempre ha sido una aventura muy dura".

 

Con el autor del libro "Nieve de Bogotá", Juraj Liska, conversaremos más en una de las próximas ediciones del espacio A toda marcha.

22-10-2004