Nicholas Winton, el Oskar Schindler inglés, cumple cien años

20-05-2009

Nicholas Winton salvó la vida de 669 niños judíos durante la ocupación nazi de Checoslovaquia. Este inglés cumplió el martes cien años y Praga está encantada de homenajearle.

Foto: CTKFoto: CTK Una fuente de piedra en la que se lee el nombre de Nicholas Winton recordará la proeza del inglés en el Jardín de los salvadores de niños, inaugurado con motivo de su cumpleaños en el parque de Petřín de Praga.

A la ceremonia acudieron incluso algunos de aquellos niños que Winton sacó a tiempo del país en sus trenes, como es Dagmar Šímová, quien aún hoy se emociona recordando la escena de dolor de su familia cuando la despedía en la estación de Praga.

“Padres que tienen que entregar a sus hijos, no es nada sencillo. Pero era la única manera de salvarnos. Ellos lo pasaron mucho peor que nosotros, que no éramos conscientes de todo lo que iba a ocurrir”.

Nicholas Winton, un empleado de banca en Londres en 1938, vio claramente la amenaza que se cernía sobre los judíos checos mientras el resto del mundo lo ignoraba o miraba para otro lado. Winton pidió vacaciones, se trasladó a Praga y arregló la documentación de los niños más amenazados. En un total de siete trenes, desde marzo a agosto de 1939, 669 niños escaparon del infierno del holocausto hacia una nueva vida en Inglaterra. Un último tren, en el que debían de partir 251 niños más, el tres de septiembre, no pudo salir por el cierre de la frontera que siguió al comienzo de la Segunda Guerra Mundial dos días antes. La mayor parte de ellos no sobrevivió, y Nicholas Winton tuvo que pedir dinero y falsificarse una nueva documentación para huir a Inglaterra.

Tras el final de la contienda, Winton se dedicó al trabajo humanitario pero nunca nadie supo la gran historia que escondía hasta que su mujer en 1988 descubrió en el ático de la casa un detallado álbum con recortes de entonces.

Nicholas Winton con sus 'niños', foto: CTKNicholas Winton con sus 'niños', foto: CTK La emotiva historia de Nicholas Winton inspiró al director eslovaco Matěj Mináč para su película “Todos mis seres queridos” y para el documental ganador de un Emmy en 2002 “Nicholas Winton: La fuerza de la humanidad”. Mináč, fascinado por el caso, anuncia ahora que le volverá a dedicar otra película.

“Es muy interesante trabajar con esta historia, porque constantemente se sigue descubriendo algo nuevo de su aventura. Aún hoy es un misterio donde viven 400 de aquellos niños que salvó. Siguen apareciendo nuevos documentos, y es más, Sir Winton sigue vivo, así que hay suficiente información como para hacer una película más”.

Sin embargo, puede que Nicholas Winton no resulte de tanta ayuda para el director. El centenario héroe dice no recordar apenas detalles, pero que se le siguen apareciendo los trenes entrando en la estación de Liverpool.

Se calcula en más de 5.000 las personas, contando a los descendientes de los niños salvados por Winton, las que deben su vida al buen corazón de este modesto inglés.

20-05-2009