Negociaciones checo-búlgaras

12-12-2000

La República Checa y Bulgaria recibieron con satisfacción los resultados de la reciente cumbre de la Unión Europea en Niza. En ello coincidieron en Praga el Primer Ministro checo, Milos Zeman, y su homólogo búlgaro, Ivan Kostov.

El Primer Ministro búlgaro, Ivan Kostov, fue recibido en la República Checa también por el mandatario, Václav Havel, así como por otros dirigentes de este país. Las conversaciones giraron principalmente en torno a la cumbre de la Unión Europea en Niza.

Los jefes de Gobierno checo y búlgaro, Milos Zeman e Ivan Kostov, respectivamente, valoraron altamente el reparto de los votos entre los diferentes miembros de la Unión Europea, y el que la cumbre haya abierto el camino para la pronta adhesión de los países de Europa Central y del Este a las estructuras comunitarias. El huésped búlgaro afirmó que la República Checa es un ejemplo para Bulgaria en cuanto a los éxitos alcanzados en el cumplimiento de los requisitos para la entrada en la Unión Europea.

Las conversaciones de Ivan Kostov con los representantes políticos checos abarcaron también la cooperación económica checo-búlgara. Bulgaria está interesada en la participación de inversionistas checos en la privatización de las industrias de la maquinaria y la energética, así como en desarrollar la infraestructura turística para incrementar el movimiento en este rubro.

La visita del jefe de Gobierno búlgaro a la República Checa estuvo precedida por una delicada atmósfera diplomática entre Praga y Sofía. Esta la originó el inoportuno comportamiento del Embajador de la República Checa en Bulgaria, Ondrej Havlín, quien en repetidas ocasiones se pronunció de manera injuriosa con respecto a Bulgaria. El Gobierno checo retiró posteriormente a Havlín del cargo, y el mandatario checo, Václav Havel, se disculpó ante el Primer Ministro de Bulgaria, Ivan Kostov, por el inoportuno comportamiento del Embajador checo.

12-12-2000