Nace PirateLeaks.cz, el WikiLeaks checo

20-12-2010

La República Checa tendrá desde esta semana su propio WikiLeaks. El Partido Pirata checo lanza a la red este martes el portal PirateLeaks.cz para publicar filtraciones de la política y diplomacia checa que consideren de interés público.

La organización sin ánimo de lucro WikiLeaks ha pasado este invierno de ser casi desconocida, a poner boca arriba las cartas de la diplomacia mundial con la publicación de más de 250.000 comunicaciones entre el Departamento de Estado estadounidense y sus embajadas. Una manera de denunciar los intereses ocultos en muchas decisiones y estrategias que a la opinión pública se presentan con una motivación distinta.

La misma intención de hacer la política más transparente y ética es la que perseguirá desde este martes PirateLeaks.cz, como cuenta su responsable, Jakub Michálek, del Partido Pirata checo.

“La administración pública tienen la obligación de publicar documentos cuando alguien lo solicita. Ellos deberían colgarlos en Internet por sí mismos para que todo el mundo los tuviera a su disposición, por ejemplo cómo se gestionan sus fondos, sus cuentas”.

Jakub MichálekJakub Michálek PirateLeaks garantizará la autenticidad de los documentos que publique, así como el anonimato de sus informadores. Los autores del proyecto defienden el interés público que tienen materiales ocultados y censurados desde el punto de vista político, ético, diplomático e histórico. Los documentos, dicen, no solo procederán de la administración y los ministerios, sino también de los ayuntamientos.

La publicación de más de 250.000 comunicaciones entre el Departamento de Estado estadounidense y sus embajadas ha sacado a la luz informaciones harto incómodas para políticos de todo el globo. Las consecuencias de momento han sido el bloqueo de fondos de la asociación por parte de bancos e instituciones financieras, y el acoso a su máximo responsable, el australiano Julian Assange.

Julian Assange, foto: ČTKJulian Assange, foto: ČTK El debate abierto a nivel mundial sobre la legalidad y conveniencia de publicar estas filtraciones, ahora se produce de igual manera en la República Checa, un país al que no afectaron apenas las publicaciones de WikiLeaks.

Algunos expertos en leyes alertan de que la publicación de documentos de Estado pueden ser castigados en Chequia con hasta ocho años de cárcel. De esa opinión es por ejemplo el abogado Vladimír Smejkal.

“Si usted es, por ejemplo, un participante en un concurso público, por supuesto tiene derecho a publicar documentos relacionados. Pero no puede colarse en un ordenador de la administración y publicar lo que encuentre, igual que nadie puede publicar lo que encuentre en un cajón de su dormitorio”.

En la escena política checa, en la que la corrupción es uno de los temas de constante actualidad, por el momento no se han escuchado excesivas críticas al proyecto. Pavel Novák, portavoz del Ministerio de Interior, ha querido diferenciar entre dos tipos de filtraciones. “Si no se publican materiales que amenacen la seguridad del Estado, ni la de individuos en concreto y se respete la ley de datos personales, este proyecto puede fomentar una mayor transparencia en la política, y con ello, que disminuya la corrupción”, piensa Novák.

Precisamente, la publicación inaugural de PirateLeaks de este martes, tratará, según sus responsables, sobre la aprobación de leyes en la República Checa.

20-12-2010