Mundial Sudáfrica 2010: Chequia apuesta por el milagro

09-10-2009

Dos finales, dos partidos donde solo vale la victoria, además de la necesidad de que Eslovaquia le brinde una pequeña ayuda. La recta final de las eliminatorias europeas para el Mundial Sudáfrica 2010 se vislumbra complicadísima para la República Checa, aunque la esperanza es lo último que se pierde.

Ivan Hašek, foto: ČTKIvan Hašek, foto: ČTK La República Checa no solo tiene que ganar imperiosamente los dos partidos que le quedan de las eliminatorias europeas, este sábado ante Polonia y el miércoles contra Irlanda del Norte, ambos en casa. También necesita una ayuda de la vecina Eslovaquia, que este sábado enfrenta al gran rival checo por ocupar el segundo lugar del grupo 3: Eslovenia.

Si los checos cumplen los deberes y ganan ambos partidos y Eslovaquia bate a Eslovenia, Chequia se quedaría con el segundo lugar, que le da derecho al repechaje o repesca.

La tarea que enfrentan los checos entre el sábado y el miércoles es titánica, pero hay confianza. El seleccionador nacional, Ivan Hašek, asegura que sus dirigidos lo darán todo en la cancha.

Seleccion nacional, foto: ČTKSeleccion nacional, foto: ČTK “La selección juega siempre bajo presión, porque debe ganar todos los partidos, ya sea un amistoso o en las eliminatorias. La verdad es que nosotros ahora ya no podemos resbalar, así que estos partidos serán aún más difíciles. Pero estoy convencido de que nuestros jugadores son capaces de jugar bien incluso bajo gran presión y muchas veces su rendimiento aumenta en función de la importancia del encuentro. Esperamos que las gradas estén llenas, que los hinchas creen una atmósfera hermosa y que no los decepcionemos”.

Uno de los jugadores checos en mejor forma y en quien se depositan todas las esperanzas goleadoras es el ariete del Galatasaray turco, Milan Baroš. El centrodelantero checo confía en que la suerte le permita anotar en ambos decisivos encuentros. Tomáš Rosický, foto: ČTKTomáš Rosický, foto: ČTK “El fútbol es traicionero en el sentido de que puedes jugar bien, pero después no te sale un partido y la situación cambia. Yo he jugado últimamente buenos partidos, he marcado goles y espero seguir en buenas condiciones, aunque sé que cada trayectoria tiene sus altibajos, eso es normal. Pero espero que precisamente ahora me encuentre arriba y que ayude al equipo a ganar los dos choques que tenemos por delante”.

Tomáš Rosický, el jugador checo más talentoso, espera ser de la partida y jugar al menos 70 minutos en ambos encuentros. El Mozart del fútbol sostuvo que esperaba ser un aporte para la clasificación checa a Sudáfrica 2010.

Todo un país en vilo, llega la hora de la verdad. Ver el Mundial por televisión sería una tragedia para esta generación de jugadores nacionales.

Programa: Sábado 10 de octubre: Chequia-Polonia. Eslovaquia-Eslovenia.

Miércoles 14 de octubre: Chequia-Irlanda del Norte. Polonia-Eslovaquia. San Marino-Eslovenia.

09-10-2009