Muere Jiři Brady, protagonista de la historia real del libro ‘La maleta de Hana’

14-01-2019

Una insuficiencia cardíaca fue la causa de la muerte de Jiří Brady este domingo en Canadá. Nacido en Checoslovaquia, Brady fue un sobreviviente del Holocausto que a lo largo de su vida se dedicó a explicar a los niños los peligros del nazismo, el antisemitismo y el racismo.

Jiří Brady, foto: Filip Jandourek, ČRoJiří Brady, foto: Filip Jandourek, ČRo Siendo un niño, Jiří Brady fue enviado con su hermana Hana al campo de concentración de Terezín, en Chequia, y después al campo de exterminio en Auschwitz, desde donde escapó durante la marcha de la muerte, entonces era un joven de 17 años.

La noticia del deceso de Jiří Brady, de 90 años de edad, fue dada a conocer por su sobrino Daniel Herman, diputado y antiguo ministro de Cultura checo.

Daniel Herman, foto: Ondřej TomšůDaniel Herman, foto: Ondřej Tomšů “Nunca olvidaré muchas de nuestras conversaciones. Mantuvimos una relación muy cercana. Yo le quería mucho”.

Su hermana Hana no sobrevivió. Tenía 13 años cuando los nazis la enviaron a la cámara de gas. Una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, Jiří volvió a Checoslovaquia, pero tras la toma del poder por los comunistas abandonó el país. Primero se instaló en Austria y después viajó a Canadá donde fundó una exitosa plomería.

Un momento clave para la vida de Jiří Brady, conocido en Canadá como George Brady, parte desde Japón. En Tokio decidieron abrir un centro educativo dedicado al Holocausto, y entre muchos artefactos enviados desde Auschwitz se encontraba una vieja maleta que tenía escrito el nombre de Hana Brady.

Muchos niños preguntaron por aquella maleta y su inscripción. Fumiko Ishioka, empleada del centro japonés inició una profunda investigación que la condujo hasta Canadá y encontró a Jiří, hermano de Hana, quien reconoció la maleta, según declaró en su momento a la Radiodifusión Checa.

“Fue una sorpresa enorme. Jamás en la vida me había imaginado algo semejante. Recuerdo que preparamos nuestras maletas. Entonces vivíamos en la casa de una tía y un tío, porque ya no teníamos a nuestros padres. Hicimos las maletas para viajar a Terezín”.

Gracias al relato de Jiří Brady, la escritora canadiense Karen Levine publicó el libro ‘La maleta de Hana‘ que narra la historia de Jiří y de su hermana Hana. El libro está dirigido a los niños tal y como recordara Brady.

Foto: Archivo de ČRoFoto: Archivo de ČRo “Desde que salió el libro ‘La maleta de Hana’ -ya en 55 países- recibimos cartas de niños de todo el mundo. A cada niño le mando una foto en la que estoy con mi hermana. Ya he dejado imprimir 14 000 fotografías”.

Jiří Brady fue invitado a dar charlas e impartir conferencias sobre el Holocausto en diferentes lugares de Canadá y el resto del mundo. Los que conocieron a Brady le recuerdan como a una persona agradable, que no se dejaba arrinconar por las adversidades de la vida. Como se puede apreciar en declaraciones de archivo de la Radiodifusión Checa.

“A veces me preguntan por qué no borro de mi brazo el número tatuado. Respondo que es la mejor cosa, porque cuando surge un problema miro el número… y lo que parecía un problema, deja de ser problema”.

Gracias a su labor didáctica, Jiří Brady recibió honores a nivel internacional, como por ejemplo la Orden del Mérito de Alemania. En la República Checa su nombre se volvió noticia en 2016, cuando el presidente de la República, Miloš Zeman, decidió no otorgarle una medalla en ocasión del Día Nacional.

Los medios de comunicación escribieron entonces que se trató de una medida para responder a la reunión que mantuvo el sobrino de Brady, Daniel Herman, en aquella época ministro de Cultura, con el Dalai Lama, líder espiritual tibetano.

14-01-2019