Muere el príncipe gitano hospitalizado en Praga hace dos semanas

04-08-2009

El príncipe gitano rumano de 17 años que estaba ingresado en un hospital de Praga falleció este lunes. Se espera que las decenas de gitanos que habían acudido en su apoyo abandonen el país en breve. La repatriación del cadáver a Rumanía correrá a cargo de la ciudad de Praga.

Foto: ČTKFoto: ČTK Era la noticia que menos querían oír todos los allegados y súbditos que se habían desplazado de toda Europa para estar cerca del príncipe Ion Miclescu durante la convalecencia. Pero el hospital de Vinohrady lo anunció este lunes.

“El paciente ha muerto a las 13:30 horas del lunes como consecuencia del ahogamiento y de la muerte cerebral que le causó”.

El joven, hijo del que 1.500 gitanos consideran su rey, se encontraba desde el día 22 de julio en estado crítico. Aquel día se dirigía con su familia a Berlín para asistir a una conferencia, cuando se detuvieron en la localidad de Stará Boleslav, al norte de Praga, para darse un baño. El muchacho, que al igual que sus familiares no sabía nadar, se hundió sin que sus parientes pudieran rescatarlo. Cuando finalmente fue sacado del agua por otro bañista, los daños eran ya irreversibles. De un total de siete hermanos, él es el tercero que muere trágicamente. Era el heredero del título de rey que ostenta su padre.

Ante la falta de reacción de la Embajada de Rumanía, será el Ayuntamiento de Praga quien se haga cargo de la mayor parte de los gastos de repatriación del cadáver, según ha decidido el alcalde mayor de la ciudad, Pavel Bém. La familia había solicitado realizar el transporte en sus propios vehículos, lo que no está permitido. Un pariente del príncipe Ion, actuando de portavoz de la familia, pedía ayuda a través de la Televisión Checa.

El príncipe gitano rumano, foto: ČTKEl príncipe gitano rumano, foto: ČTK “La empresa funeraria nos pide 4.000 euros para llevar el cuerpo a Rumanía. Nosotros solo tenemos 1.000 en este momento. Rogamos a la gente de Praga, a los checos, que nos ayuden a juntar el dinero. Se lo rogamos, ayúdennos, por favor”.

El hospital de Vinohrady de Praga investiga ahora sí el joven contaba con un seguro médico válido en el extranjero para poder sufragar los gastos derivados de su tratamiento.

El devenir por la capital checa de las decenas de gitanos que llegaron de toda Europa en su apoyo llamó la atención de los medios desde el principio. Los primeros días acamparon enfrente del mismo hospital, tras lo que fueron desplazados a un camping que no quisieron pagar cuando se acabó el dinero que habían donado los gitanos de Praga. Se mudaron entonces a un estanque y finalmente a Husinec, en propiedades privadas a orillas del Moldava. El Ayuntamiento de la localidad se quejó de las condiciones higiénicas que imperaban en el campamento. Tras la muerte del joven, se espera que los gitanos vuelvan a sus países de origen próximamente.

04-08-2009