Milos Forman celebra su 70 cumpleaños

18-02-2002

Si desea escuchar la versión original, haga click aquí.

Milos Forman, foto: CTKMilos Forman, foto: CTK El famoso director no es muy amigo de las entrevistas, sin embargo, atendió al deseo de los periodistas y rellenó un cuestionario personal que éstos le presentaron. Siete preguntas, siete respuestas: sí o no. Así que ¿cómo se ve a sí mismo el cumpleañero?

Sí, soy feliz.
Sí, soy exitoso.
Sí, soy nostálgico.
No, no pienso hacer balance.
No, no tengo nuevas ideas.
No, no tengo más amigos que enemigos.
Y ya no soy un clásico.

Considérese un clásico o no, Milos Forman se ha grabado con piedra blanca en la historia del cine internacional. Ninguno de sus filmes, desde el primero titulado "Concurso" hasta el último "El hombre en la Luna" resultó una concesión o un error, a pesar de no recibir siempre ovaciones. En todos, fueran los premios Oscar "Alguien voló sobre el nido del cuco" y "Amadeo" o sus filmes "Amores de una rubia" o "Al fuego, bomberos", el director siguió su receta de la inmortalidad: Decir la verdad pero no aburrir. Los héroes de las películas de Forman son personajes que destacan

por su diferencia de los demás. Son repugnantes, crispan los nervios pero al mismo tiempo con su carisma les desarman a pesar de que Uds. no lo quieran, recordando sólo uno de ellos, al pornógrafo Larry Flint.

El tema central de la vida y obra de Milos Forman es la defensa de la dignidad humana y de la excepcionalidad. Ni la fábrica de cine de Hollywood ha podido desviarlo del camino trazado por esta filosofía. Como dice el director mismo: "Hollywood tiene cien puertas. Si uno en el momento justo entra en la puerta justa, puede rodar películas de carácter personal."

18-02-2002