Militares checos investigados por la muerte de un soldado afgano

Soldados de la República Checa están siendo investigados por la muerte de un miembro de las fuerzas afganas, el cual estaba detenido por el asesinato de un militar checo el pasado octubre.

Tomáš Procházka, foto: archivo Agencia del Ministerio de Defensa ChecoTomáš Procházka, foto: archivo Agencia del Ministerio de Defensa Checo El soldado afgano acusado del asesinato del militar Tomáš Procházka, así como de herir a otros dos miembros de las fuerzas checas en octubre, ha fallecido tras haber recibido numerosos golpes.

Según escribe el diario The New York Times, soldados de la OTAN detuvieron a Wahidullah Khan, responsable de atacar a soldados checos, y lo tuvieron unas horas bajo su custodia. Cuando este fue devuelto a las autoridades afganas ya estaba inconsciente y herido, unas heridas que le causaron la muerte poco después.

Tras este suceso, el coronel Dave Butler, portavoz de la misión estadounidense en Afganistán, declaró que el Ejército de Estados Unidos está investigando a soldados checos y a miembros de su propio ejército que podrían estar implicados para intentar esclarecer qué ha pasado.

Si finalmente se encuentra que los militares cometieron un abuso de poder e infringieron la ley, los responsables serán castigados, añadió Butler.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Defensa de la República Checa, Jan Pejšek, rechaza las acusaciones y pide que se espere hasta conocer los resultados de las investigaciones.

“Rechazamos de forma tajante cualquier acusación de ese tipo. Se está llevando a cabo una investigación sobre el ataque de un miembro de las fuerzas afganas a nuestros soldados, en la que participan todas las partes interesadas. Estamos a la espera de los resultados”.

Foto ilustrativa: Gabriela Horáková / Ejército ChecoFoto ilustrativa: Gabriela Horáková / Ejército Checo The New York Times destaca además que los últimos acontecimientos reflejan las crecientes tensiones entre los militares locales y las fuerzas occidentales.

Wakil Ahmad Karokhi, un alto representante de las fuerzas afganas, afirma que todavía no está claro si la responsabilidad fue de los soldados estadounidenses o de los checos. Además, desde el propio ejército afgano se señala que Wahidullah Khan era quizás un miembro de los talibanes que logró infiltrarse en un comando militar de élite de las fuerzas gubernamentales. Aunque la familia del fallecido negó las acusaciones.