Militar checo muere en Afganistán víctima de un atentado

02-05-2008

Un soldado checo falleció y cuatro resultaron heridos en la provincia afgana de Logar, después de que el carro blindado en el que viajaban pasara por encima de un potente explosivo colocado en la carretera.

El carro todoterreno en el que iban los militares checos formaba parte de un convoy checo-afgano que regresaba de una patrulla. La explosión fue tan fuerte que en el lugar se creó un profundo cráter. Dos soldados fueron heridos de gravedad, otros tres sufrieron heridas más leves. Uno de ellos, que manejaba el vehículo a la hora de la explosión, falleció poco tiempo después en el hospital en la base militar de las fuerzas multinacionales en Bagram. Se trata de la segunda víctima checa en Afganistán desde principios del año.

Según informó Jana Růžičková, portavoz del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas checas, el estado de salud de los heridos va mejorando y cuando los médicos lo permitan, serán trasladados a la República Checa.

Vlastimil Picek (Foto: www.army.cz)Vlastimil Picek (Foto: www.army.cz) “El jefe del Estado Mayor, general Vlastimil Picek, emitió la orden de evacuar a los soldados heridos cuanto antes. El mismo avión debería trasladar a la República Checa el cadáver del militar muerto. Se prevé que podría ser en los próximos días, pero todo depende del estado de salud de los soldados”, recalcó Růžičková.

El incidente ocurrió pocas horas antes de que el Parlamento checo aprobara el envío a Afganistán de un centenar de especialistas militares que asumirán tareas de combate y protegerán al Equipo de Reconstrucción Provincial. Éste permanecerá en el país entre tres y cinco años, cumpliendo tareas humanitarias, como ayudar a mejorar la vida de los habitantes en los sectores agrícola, de salud y educación.

Věra Exnerová, de la organización humanitaria Hombre en Emergencia, sostuvo que es una misión difícil ya que a diario peligra la vida de los expertos militares.

“La situación en Afganistán se va agudizando, especialmente en el sur y el sureste del país y el movimiento talibán va cobrando fuerzas. El principal peligro son los ataques terroristas, cuyo blanco principal son las unidades gubernamentales y las fuerzas multinacionales. Los talibanes cambiaron su estrategia y ahora no se detienen ni ante la eventualidad de ocasionar víctimas civiles”, dijo Exnerová.

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, Vlastimil Picek insiste en que, independientemente del empeoramiento de la situación, la República Checa debe cumplir sus compromisos en la Alianza Noratlántica y participar activamente en la lucha contra el terrorismo. En esa lucha, lamentablemente, puede haber heridos y muertos, sostuvo Picek.

02-05-2008