Miles de personas tienen enfermedades pulmonares sin saberlo

08-11-2019

Se estima que en Chequia podría haber hasta 300 000 personas que no saben que padecen enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Aunque esto acorta la esperanza de vida, se está avanzando en su tratamiento.

Foto: oracast / Pixabay CC0Foto: oracast / Pixabay CC0 Miles de personas en Chequia no son conscientes de padecer EPOC, que es la abreviatura de enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Según la Asociación de Neumología, podrían ser hasta 300 000.

Esta obstrucción es irreversible. Su posterior desarrollo y hasta qué punto incapacitará al paciente en su vida diaria vienen determinados en gran parte por una detección temprana.

A día de hoy, una de las maneras más eficientes de paliar sus efectos y permitir a quienes sufren este problema llevar una vida relativamente normal es la rehabilitación, que consiste principalmente en practicar ejercicios de respiración, como apunta para la Radio Checa el neumólogo Vladimír Koblížek.

Vladimír Koblížek, foto: Milan Baják, ČRoVladimír Koblížek, foto: Milan Baják, ČRo “Los pulmones de un paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica parecen como si en un edificio explotase una granada, están destrozados. Lo que si podemos mejorar es el funcionamiento de los músculos. Gracias a ejercicios de rehabilitación conseguimos reforzar esos músculos, y el paciente puede respirar mejor con la parte de los pulmones que sigue siendo funcional. Por ejemplo, puede aprender a respirar cuando sube unas escaleras”.

Aunque siguen sin estar claros los motivos que predisponen a una persona a tener EPOC, está demostrado que el tabaquismo aumenta de forma significativa las probabilidades de padecerlo.

Este fue el caso de Jiří, un paciente que tras fumar durante muchos años acabó desarrollando la enfermedad. Actualmente se encuentra en tratamiento.

“Tengo que tomar unos inhaladores, y regularmente voy a controles y pruebas. También estuve yendo a rehabilitación, donde me enseñaron unos ejercicios para reforzar la musculatura necesaria para respirar”.

Los médicos indican que a menudo se encuentran con pacientes que tienen la enfermedad en un estado intermedio o grave, e insisten en que si lo empiezan a controlar desde las fases más tempranas, estas personas pueden llegar a una edad avanzada.

En cualquier caso, los tratamientos que se aplican han ido mejorando con los años, algo que ya se manifiesta en los datos. Mientras que en 2013 un paciente con EPOC vivía cinco años menos que la media para la República Checa, en el último año se ha visto una mejora de alrededor de dos años. En este sentido se expresa Jiří Jarkovský, del Instituto de Información y Estadísticas Sanitarias.

“En los datos del año 2018 vemos que los pacientes sobre los 50 años que tienen este problema viven 3.3 años menos que el promedio checo”.

Para detectar con más rapidez estos casos, desde enero de 2019 funciona en Chequia un proyecto piloto en el que se realiza un examen médico a pacientes de riesgo. Entre estos se incluyen personas que lleven 10 años fumando un paquete de tabaco al día, que se queden sin aliento al caminar rápido y que tengan entre 45 y 65 años.

Los controles demuestran que las personas que tienen enfermedades pulmonares sin saberlo son muchas más de lo que podría pensarse, afirma Karel Hejduk, del Centro Nacional de Cribado.

“Casi el 60% de las personas que van al neumólogo, vengan derivadas del médico de cabecera o directamente, tienen enfermedades pulmonares”.

Muchos doctores coinciden en que hay casos en los que la actitud del propio paciente es un obstáculo para su curación. Algunos no quieren acudir a los controles por miedo a los resultados, y otros aseguran que no van a dejar de fumar, lo que provoca que la enfermedad siga empeorando.

Durante el año pasado, 230 000 personas en Chequia estaban en tratamiento por EPOC, además, se descubrieron 55 000 nuevos casos.

08-11-2019