Médicos checos presentan renuncia masiva

29-11-2010

Insatisfechos por la situación económica de los hospitales y sin posibilidad de mejorar sus ingresos, los médicos han empezado a presentar renuncias masivas. El ministro de Salud, Leoš Heger, dijo que en caso de no parar el éxodo también él renunciaría a su cargo.

Milan KubekMilan Kubek La situación es aún peor de lo que parecía. Los médicos pusieron el grito en el cielo, pero los políticos optaron por no escucharles. Las advertencias de los galenos han sido serias y su campaña “Gracias, nos vamos” se puso en marcha y las renuncias masivas vieron la luz del día, según nos cuenta el presidente del Colegio de Médicos, Milan Kubek.

“Los médicos se encuentran realmente muy enfadados. No están dispuestos a esperar veinte años más de promesas incumplidas. Los políticos han tenido dos décadas para aplicar una reforma que beneficie a todos, pero hasta el momento no ha llegado”, indicó Kubek.

Leoš Heger, foto: ČTKLeoš Heger, foto: ČTK Por su parte, el ministro de Salud, Leoš Heger, no ha ocultado su decepción y preocupación. En declaraciones a la TV checa, Heger dijo que en caso que renuncien seis mil o siete mil doctores, lo que representa más de una cuarta parte de los 16.000 médicos del país, él abandonaría la cartera de Salud.

Los facultativos aseguran que están cansados y molestos con la situación vigente en el país. Los hospitales atraviesan graves problemas económicos, los médicos no gozan de remuneraciones adecuadas y la receta del oficialismo es aplicar más recortes.

Los galenos checos no han olvidado la aritmética. Sus sumas y restas les dan un resultado muy sencillo, en la República Checa trabajan de sol a sol por sueldos muchísimo más bajos de los que disfrutan sus iguales en la vecina Alemania y en otros países europeos.

Los médicos aseguran, no obstante, que su éxodo no se ve motivado únicamente por un asunto económico, puesto que durante 20 años han expuesto a los políticos sus necesidades y deseos, pero la respuesta ha sido recortes y reducción de personal.

Los miles de médicos que se han sumado a la campaña “Gracias, nos vamos” acordaron un pacto de solidaridad que les obliga a mantenerse firmes y no retroceder en sus intenciones.

Foto: ČTKFoto: ČTK Fuentes oficialistas han tratado de romper la unidad de los médicos, asegurando que gracias al éxodo de galenos, los que se queden recibirán mejores sueldos.

En su calidad de empleados públicos, los médicos se sumarán a la huelga de un día convocada para el próximo 8 de diciembre. Mantendrán servicios como si se tratara de un fin de semana y atenderán la sección de urgencias.

Los sindicatos convocaron una huelga y manifestaciones en todo el país para protestar contra la decisión del Gobierno de reducir en un diez por ciento los sueldos de los empleados públicos.

29-11-2010