Más de 900 euros por un riñón según la nueva ley de transplantes

30-01-2012

Recibir hasta 900 euros a cambio de un órgano parece algo inimaginable. Sin embargo, la compensación financiera de donadores vivos de órganos es una de las novedades que introduce la enmienda a la ley de transplantes presentada por el Ministerio de Salud. En caso de ser aprobada por el Gobierno, donar órganos por dinero se hará una realidad en Chequia a partir de agosto de 2012.

El buen sentimiento de haber ayudado a alguien. Esa es la única compensación que reciben los donadores vivos de órganos en la República Checa. Las aseguradoras remuneran actualmente sólo el examen médico y una parte del costo del desplazamiento del donador al hospital. Todos los demás gastos, incluyendo los medicamentos que el donador toma antes y después de la operación, los paga por su cuenta.

Según informó el diario Lidové Noviny, la nueva enmienda a la ley de transplantes introduce una remuneración financiera para resarcir el dolor relacionado con la donación y cubrir los gastos y el sueldo perdido. En el caso de donación de un riñón, parte del hígado, de los pulmones o del páncreas, el donador podría recibir una compensación que equivale al salario medio, alrededor de 950 euros.

Petr Březovský, autor de la enmienda a la ley de transplantes, explicó en una entrevista realizada por el diario Lidové Noviny, que la remuneración de los donadores vivos de órganos es común en todos los países de la Unión Europea.

En la República Checa se remunera hoy día solamente la donación de óvulos y de espermios y, en algunos casos, de sangre, lo que representa una intervención mucho menos grave en el cuerpo humano que donar un órgano. Según Pavel Březovský, la nueva enmienda es indispensable para motivar a los nuevos donadores y podría aumentar el número de transplantes en Chequia de un 50%. El autor de la enmienda rechaza las críticas de algunos médicos que consideran la remuneración por la donación poco ética y señala que no se trata de venta de órganos sino de una recompensación de gastos y del dolor que será pagado por el Ministerio de Salud, las aseguradoras médicas y el empleador del donante.

La nueva ley cuenta, además, con la posibilidad de tomar órganos de donadores extranjeros que viven en la República Checa. Hoy día paradójicamente los extranjeros pueden recibir órganos de donadores checos pero no donarlos. También los parientes de un difunto donador de órganos obtendrán unos 200 euros para el entierro. El Gobierno debatirá sobre la enmienda a la ley de transplantes en las próximas semanas. En caso de ser aprobada, la nueva ley podría entrar en vigor en agosto del 2012.

30-01-2012