Más de 2.000 personas piden en Praga la legalización de la marihuana

11-05-2009

Más de 2.000 personas se manifestaron en las calles de Praga para pedir la legalización de la marihuana. El acto, que finalizó con un festival de música al aire libre, formó parte del Million Marihuana March, celebrado al mismo tiempo en otras 263 ciudades del mundo.

“Unos se emborrachan, otros fuman”, este era uno de los muchos lemas que gritaban o mostraban en pancartas los jóvenes participantes de la marcha por la legalización de la marihuana. Todos coincidían en el deseo de que el Cannabis sativa fuera descriminalizado.

Así describía uno de los asistentes las motivaciones que le habían llevado a participar en la marcha

“Es ilegal desde hace solo 80 años, y solo porque alguna gente empezó a ganar dinero con ella. Pero no estoy aquí para que no ganen dinero, sino para que cada uno pueda cultivar sus plantas para su propio consumo personal, para nada más”.

Según los organizadores, la asociación Legalizace.cz, si se permitiera la tenencia de plantas para consumo propio y se legalizara la venta de la sustancia en establecimientos especializados, se acabaría con el tráfico ilegal de cannabis, con todo lo que ello conlleva.

Además el Estado podría gravar las ventas con impuestos y se podría utilizar la marihuana para fines científicos y terapéuticos. Sería una situación parecida al estatus del que disfruta el cannabis en países como Suiza o Países Bajos.

La legislación checa permite desde hace poco la tenencia de hasta tres plantas de marihuana en casa. Sin embargo, para Martin Boháč, uno de los organizadores, la ley es paradójica y es necesario ampliarla.

“Ahora podemos tener esta planta en el jardín y nadie nos puede decir nada, pero cosecharla sigue siendo ilegal. Esto es así porque según la normativa no se puede tener encima una cantidad equivalente a unos 20 cigarros, y al cosechar una planta de tamaño medio el límite se supera seguro. Así pues, podemos tener la planta pero no recoger los cogollos, y eso es una paradoja”.

Por otro lado, los defensores de la situación ilegal de la marihuana temen que de aflojarse la prohibición su consumo se extienda entre los menores de edad. Además, consideran que aumentarían los efectos negativos del cannabis sobre los consumidores, como señala Evžen Klouček, de la fundación Drop In.

“Entre los usuarios que tendrían mayor acceso a la marihuana en un régimen libre hay una parte que tienen trastornos de personalidad. Evidentemente, la marihuana puede potenciar y agravar estos problemas psicológicos”.

La marcha contó con unos 2.000 manifestantes según la policía y 4.000 según los organizadores, aunque al festival que se celebró a continuación puede haber asistido el doble de participantes. En el evento, basado mayormente en música reagge, actuaron músicos de la escena checa como Xavier Baumaxa y Basta Fidel.

La República Checa es el segundo país de la Unión Europa en cuanto a consumo de cannabis, después de España. El año pasado fumaron marihuana un nueve por ciento de los checos.

Foto: autor

11-05-2009