Más crudo para el gigante petroquímico Unipetrol

14-05-2019

El Gobierno checo dio su consentimiento para conceder petróleo de las reservas estatales a la compañía petroquímica checa Unipetrol este lunes. Este paso es una reacción a los problemas con los suministros del crudo desde Rusia.

Unipetrol, foto: Jan Bachorík, ČRoUnipetrol, foto: Jan Bachorík, ČRo El grupo petroquímico Unipetrol obtendrá en estos días otras más de 100 000 toneladas de crudo de las reservas estatales que deberían cubrir sus necesidades de producción hasta finales de mayo. Los ministros del Gobierno checo coincidieron este lunes en la necesidad de ayudar a la compañía.

Los problemas de Unipetrol se deben a que Rusia suspendió a finales de marzo los suministros de petróleo a Europa, a raíz de la contaminación del oleoducto Druzhba. En el crudo que fluía por el oleoducto había sido detectado un alto nivel de cloruro orgánico.

El ministro de Industria y Comercio Karel Havlíček afirma que, en caso de necesidad, los almacenes estatales disponen de petróleo suficiente para situaciones de crisis.

Karel Havlíček, foto: ČT24Karel Havlíček, foto: ČT24 ”No contamos con el petróleo ruso del oleoducto Druzhba mientras no sea analizado en los laboratorios profesionales en la frontera entre Ucrania y Eslovaquia, y no se confirme que ya no está contaminado. Las reservas estatales de petróleo son suficientes, por lo que podemos conceder otras cantidades a las compañías locales en caso de necesidad”.

Esta opinión la comparte Pavel Švagr, jefe de la Administración de Reservas Materiales del Estado, quien acotó que, independientemente de la ayuda a Unipetrol, en los depósitos estatales quedarán unas dos terceras partes de esta materia prima. Švagr apuntó que el petróleo puro de Rusia podría volver a fluir a la refinería de Litvínov, que forma parte de Unipetrol, entre el 20 y el 25 de mayo.

Pavel Švagr, foto: Archivo de la Administración de Reservas Materiales del EstadoPavel Švagr, foto: Archivo de la Administración de Reservas Materiales del Estado ”En caso de que en el futuro aparecieran otros inconvenientes, informaríamos naturalmente de inmediato al Gobierno de la situación surgida. Actualmente disponemos todavía de petróleo suficiente en los almacenes para poder reaccionar a un eventual nuevo cambio de la situación”.

Švagr agregó que cabe contar asimismo con la eventualidad de que el crudo que vuelva a fluir por el oleoducto pueda contener una cierta cantidad de cloruro contaminante. Esto porque depurar miles de kilómetros del oleoducto es muy complicado. En Hungría por ejemplo, en el petróleo que ya debía estar limpio, detectaron nuevamente cloruro orgánico, aunque en cantidades mínimas.

En vista de ese peligro, el Gobierno checo espera obtener los resultados de los análisis de laboratorio del crudo al restablecerse los suministros por el oleoducto Druzhba, para decidir luego si aceptar o no todavía el petróleo de Rusia.

14-05-2019