Martin Šonka: entre los tres mejores de la Red Bull Air Race

Martin Šonka es uno de los dos checos que compiten en la Red Bull Air Race. Se trata de una combinación de la competición de velocidad con la acrobática de aviones deportivos.

Martin Šonka, foto: ČTK/Václav ŠálekMartin Šonka, foto: ČTK/Václav Šálek La Red Bull Air Race es un campeonato que surgió en 2003 bajo el patronato de la empresa Red Bull. Los pilotos de aviones acrobáticos deben hacer un recorrido delimitado por pilones hinchables. Gana el más rápido y preciso.

Martin Šonka, el primer piloto checo que logró entrar a la competición explica, que se trata de una especie de combinación de la Fórmula 1 y el eslalon de esquí y cuenta cómo uno llega a participar en esta serie que reúne a los 14 mejores pilotos acrobáticos del mundo.

“Pues en mi caso era bastante sencillo. O sea, eso ocurrió en la época cuando ya había competido dos años en la acrobacia aérea. En 2007 se celebraba el Campeonato Mundial en España, y entonces durante las preparaciones vino un estadounidense que me dijo que trabajaba para Red Bull Air Race, y que estaba buscando nuevos talentos. Me preguntó que si conocía la competición y si estaba interesado en intentar clasificarme. Y eso por supuesto es una oferta que no se rechaza”.

Foto: ČTK/Václav ŠálekFoto: ČTK/Václav Šálek Šonka tuvo éxito en su clasificación, y en 2010 pudo entrar a la competición principal. El piloto checo destaca que la mayor diferencia entre la acrobacia aérea y la competición de la Red Bull Air Race consiste en la objetividad de criterios.

“En comparación con la acrobacia aérea, donde un grupo de árbitros evalúa su vuelo y en este sentido es bastante parecido a lo que pasa en patinaje artístico y en gimnasia artística, o sea, están pendientes de algunas irregularidades y según sus impresiones dan unas notas. Los pilotos muchas veces piensan que es muy subjetivo, sobre todo los que no ganan…”

A diferencia de ello, en el caso de la Red Bull Air Race se trata de una competición de velocidad, hay un trayecto claramente trazado y gana el más rápido. Además, se evalúa la posición de las alas, que no deberían desviarse de la posición horizontal por más de diez grados al pasar por los pilones.

Red Bull Air Race, foto: ČTK/Zoltan Mathe/MTI via APRed Bull Air Race, foto: ČTK/Zoltan Mathe/MTI via AP Šonka ganó este año en junio en la ciudad de Budapest, una de las más emblemáticas en lo que se refiere a la historia de la Red Bull Air Race.

“Se ofrece la comparación con el Montecarlo de la Fórmula 1. Tiene lugar en el centro de una ciudad. Es que en general, nosotros volamos en localidades diversas, encima del mar, en el circuito de la Fórmula 1 etcétera. Sin embargo, Budapest es uno de los pocos que se hacen en medio de una ciudad. Además, hay que pasar por debajo de un puente colgante para entrar a la trayectoria lo que es una experiencia inolvidable”.

Para el piloto checo fue la tercera victoria en la competición después de haber triunfado el año pasado en Abu Dabi y en Oporto.

Martin Šonka se encuentra en el tercer lugar de la clasificación actual detrás de Michael Goulian de Estados Unidos y el líder Matt Hall de Australia.