Marihuana y éxtasis, los checos siguen a la cabeza del consumo de drogas blandas en Europa

05-06-2015

Los checos se encuentran entre los mayores consumidores de marihuana y éxtasis de Europa. Un 40% de los estudiantes del país ha tenido experiencias con el cannabis y un 3% de los jóvenes adultos ha probado el éxtasis. Además, el pervitín sigue siendo problemático, con unos 30.000 adictos.

Foto: ČTFoto: ČT El año pasado uno de cada cinco checos de entre 15 y 34 años probó la marihuana, una proporción de casi el doble de la media europea que coloca a los jóvenes checos en el segundo lugar de consumo de este estupefaciente, después de Francia. Si se toma a los adolescentes de entre 15 y 16 años, Chequia está a la cabeza, con un 39% de experiencias con el cannabis el pasado año, seguida inmediatamente después por España.

En términos generales el consumo de marihuana no es sin embargo tan alarmante. El 22,8% de los adultos checos ha fumado alguna vez en su vida marihuana, una cifra ligeramente por debajo de la media europea (23,3%).

Viktor Mravčík, foto: archivo del Gobierno ChecoViktor Mravčík, foto: archivo del Gobierno Checo A pesar de los problemas asociados al cannabis, como su función de puente hacia otras drogas o los daños cognitivos, sobre todo si se fuma durante la adolescencia, el problema principal de la República Checa sigue siendo la metanfetamina local, conocida como pervitín, explica Viktor Mravčík, del Observatorio Nacional de Drogas y Dependencias.

“El núcleo de la población usuaria a largo plazo, drogodependiente, los consumidores digamos problemáticos, es en la República Checa de unas 45.000 personas, de los que tres cuartas partes son adictos al pervitín. Luego hay una parte de la población que usa el pervitín de modo menos arriesgado, por diversión, en la vida nocturna como droga recreativa”.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaFoto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa El uso continuado del pervitín tiene consecuencias físicas y psicológicas graves, pudiendo generar demencia o paranoia en unos cinco años. En Chequia se elabora desde los años 70 y en la actualidad se producen en laboratorios ilegales unas siete toneladas anuales. Por su bajo precio, su venta se está extendiendo también a Austria y Alemania.

Con respecto al éxtasis, los checos lideran también las estadísticas europeas. Un 3% de los jóvenes lo usó el año pasado. Una situación diferente se da con la cocaína, en la que el porcentaje se reduce al 0,3%, alejándose de las tendencias europeas, donde el polvo blanco es la droga estimulante más empleada. En 2014 inhalaron esta sustancia 14,9 millones de jóvenes europeos.

05-06-2015