Manuscrito de 850 años de antigüedad se expone en Olomouc

05-10-2009

Tras más de 360 años volvió a su lugar de origen el código Horologium de Olomouc (Olomoucký kolektář). El valioso manuscrito medieval se puede ver en la exposición ‘Jindřich Zdík, obispo de Olomouc en el centro de Europa’, instalada en el palacio arzobispal románico de la ciudad.

Pastor espiritual, teólogo erudito, reformador de la Iglesia, diplomático. Todo eso fue Jindřich Zdík que entre los años 1126 y 1150 desempeñó el cargo de obispo de Olomouc.

Algunos historiadores afirman que procede de la estirpe de los príncipes Premislitas, otros dicen que es hijo del cronista checo Kosmas. Lo cierto es que fue una de las personalidades más importantes de la Edad Media temprana en Europa, apunta Petr Bielesz, del Museo de Arte de Olomouc.

“Mantenía relaciones amistosas con papas, soberanos, con el renombrado teólogo Bernard de Clairvaux. Jindřich Zdík fue uno de los primeros checos que visitó Jerusalén. Realizó dos viajes a la Tierra Santa. Durante sus peregrinaciones entabló muchos contactos y así, por ejemplo, logró traer a Olomouc a pintores destacados que trabajaron en su taller de escribanos”.

Horologium de OlomoucHorologium de Olomouc Los manuscritos del ‘skriptorium’ de Jindřich Zdík se exponen ahora al público. El más valioso de ellos, el Horologium de Olomouc, fue creado en la confluencia de las décadas 30 y 40 del siglo XII. Durante la Guerra de los Treinta Años se lo llevaron como botín los soldados suecos. Tras tres años de intensas negociaciones la Biblioteca Real de Estocolmo consintió en prestar el libro a Olomouc.

El manuscrito es una recopilación de oraciones que correspondían a cada día y cada hora del año litúrgico. Está decorado con iluminaciones de Hildebert y Everwin, de Colonia en Alemania, los primeros pintores en territorio checo cuyo nombre se conoce. Al mismo tiempo, el Horologium de Olomouc representa la fuente más antigua para el estudio de la historia de la música litúrgica checa, según explica Martin Bielesz.

“Con motivo de la exposición, los suecos permitieron someter el Horologium a una investigación científica. Se descubrió que el libro contiene un resumen de la música litúrgica de aquella época. Se logró reconstruir las partituras de un canto gregoriano, que fue grabado por la Schola Gregoriana de San Miguel de Brno”.

Gracias a la digitalización, los visitantes pueden hojear virtualmente los manuscritos expuestos. Además de los libros, se presentan otros objetos conservados de la época, como monedas, pisapapeles y anillos, y elementos arquitectónicos románicos originales.

La exposición dedicada a la vida y la obra del obispo Jindřich Zdík viene acompañada por un programa educativo para escuelas y talleres para niños y adultos. Sus participantes pueden probar el trabajo de canteros medievales esculpiendo una losa o un capitel de una columna románica que forman parte del palacio obispal. La exposición permanecerá abierta hasta el 3 de enero de 2010.

05-10-2009