Mala gestión de agencias de viajes afecta a los checos este verano

17-08-2009

Salir de vacaciones puede convertirse en un dolor de cabeza. Unos trescientos checos se quedaron varados en Túnez después de que la agencia de viajes Sunny Days les vendiera un paquete de verano sin vuelo de regreso.

Foto: ČTKFoto: ČTK Al igual que en otras partes del mundo, la mayoría de los checos recurre a las agencias de viajes para satisfacer su sueño de verano y salir de vacaciones.

Lamentablemente aumentan los casos en los que los clientes sufren por la mala gestión de los tour operadores que muchas veces “venden gato por libre”, o simplemente quiebran y dejan a los veraneantes a la deriva. Este fin de semana 600 viajeros checos fueron víctimas de los extraños métodos de algunas agencias de viajes.

En Túnez 300 personas esperaban impacientes la salida de su vuelo rumbo a la República Checa, pero al final se descubrió que se trataba de un vuelo fantasma, ninguna línea aérea había sido contratada para el fin de semana por la agencia Sunny Days, afincada en Praga.

Mientras tanto, repartidos en varios aeropuertos checos, otros 300 veraneantes desconocían si saldrían de vacaciones, aunque tenían todo pagado.

El portavoz de la Asociación de Agencias de Viajes checas, Tomio Okamura, criticó la mala gestión de Sunny Days.

“Buscar aviones para 300 pasajeros a última hora, porque de pronto la agencia se entera que tiene 300 clientes y no sabe cómo transportarlos a sus diferentes destinos…, me parece algo inusual y poco profesional en el sector turístico”, indicó Okamura.

Según informaciones de la Televisión Checa, todo parece indicar que muchas agencias de viaje venden las excursiones, pero dejan para última hora la reserva y confirmación de los vuelos de ida y vuelta. De esta manera los tour operadores tratan de reducir gastos, porque comprar a última hora resulta para ellos más económico.

En lo que va del verano tres agencias de viajes checas se declararon en quiebra. La mayor fue Tomi Tour, una de las mayores del país, que con su bancarrota perjudicó a tres mil personas que se encontraban de vacaciones en diferentes destinos turísticos europeos.

17-08-2009