Los taxistas de Praga se enfrentan a Uber

19-09-2017

La competencia entre Uber y los taxis tradicionales ha desembocado en protestas en Praga. Los taxistas piden una solución al Ayuntamiento

Foto: ČTKFoto: ČTK La presencia cada vez mayor de la compañía de transporte Uber en la ciudad de Praga ha desembocado finalmente en la protesta de los taxistas. Por segunda semana consecutiva unos 70 conductores se han concentrado en el aeropuerto de Praga para protestar contra las diferentes condiciones de mercado de las que disfruta la empresa estadounidense.

Los rifirrafes entre los taxistas y los chóferes de Uber llevaron a la intervención policial, que tuvo que emplazar en el aeropuerto incluso antidisturbios. Los conductores de taxis consideran competencia desleal el hecho de que los vehículos de Uber no tengan que comprar una concesión, no dispongan de taxímetro ni tengan que ir especialmente identificados.

El taxista Štěpán afirma que el doble rasero no acaba ahí.

“Pagamos un 50% más por el seguro obligatorio, un 50% más por el seguro del coche, mientras que los de Uber solo tienen un teléfono, la aplicación y el coche”.

Los taxistas pegaron en los vehículos de Uber que dejaban o recogían Foto ilustrativa: Lubomir SmatanaFoto ilustrativa: Lubomir Smatana pasajeros en el aeropuerto pegatinas que afirmaban que se trata de un servicio ilegal.

Por su parte, representantes de Uber señalan que no son una empresa de taxis convencional y que esta solo hace de intermediaria entre chóferes y clientes en el marco de la economía compartida. La portavoz de Uber Miroslava Jozová indicó que no se dejarían amedrentar.

“Intimidar de cualquier modo es en esta sociedad moderna algo completamente inaceptable, y no debería ser tolerado”.

Los taxistas demandan a la alcaldesa de Praga, Adriana Krnačová, que resuelva la situación antes del viernes. De lo contrario cortarían una de las calles de Praga. El concejal Jan Wolf, del departamento de Transporte, afirma que el Ayuntamiento ya está controlando como debe a los conductores de Uber.

Foto: archivo de UberFoto: archivo de Uber “Este año se han dado 106 inspecciones de conductores de la compañía Uber. En 14 casos se les impuso una sanción de casi 10.000 euros. Así que las inspecciones de los agentes de circulación existen y tienen resultados”.

Los servicios de Uber consisten en que el cliente contacta a través de una aplicación móvil al conductor, y luego paga por el tiempo transcurrido y el kilometraje. Algunos conductores son empleados de la compañía y otros trabajan como autónomos, siempre con vehículo propio.

Uber ha transportado en la primera mitad del año un 340% más de pasajeros que en el mismo periodo del año pasado, aunque se niega a comunicar las cifras concretas. Su situación legal en Praga está de momento en los tribunales.

19-09-2017