Los sonidos de Chequia

Cada entorno tiene sus sonidos típicos. Cada país tiene su propio lenguaje. Experimente la atmosféra de diferentes lugares de la República Checa y compárelos con otros lugares similares en países donde Radio Praga tiene medios colaboradores.

La religión en la República Checa

La República Checa es uno de los países más ateos del mundo. El número de creyentes lleva tiempo bajando, y se ha reducido a la mitad en las últimas dos décadas. Solo un 20% de los checos se define como creyente, y solo la décima parte de los creyentes va a la iglesia al menos una vez al mes. La Iglesia católica es la creencia con más fieles.

Suiza

La mayoría de los suizos son cristianos, principalmente católicos. Según datos del año 2016, el 70% de los habitantes va a misa al menos cinco veces al año. De todas maneras, el número de creyentes está bajando. En octubre de 2018, la comunidad de la iglesia catedral de Arlesheim dio la bienvenida a su nuevo pastor Sylvester Ihuoma en una misa solemne. La iglesia fue construida en la década de 1680 y es conocida por su impresionante arquitectura del Barroco tardío.

Misa en el Santuario de Catalina Tekakwitha en Kahnawake (Canadá)

Catalina Tekakwitha (1656-1680) fue una mujer Mohawk de Kahnawake, una comunidad indígena cerca de Montreal, que fue canonizada por la Iglesia católica en el año 2012. El 21 de octubre de 2018, se celebró una misa especial por el sexto aniversario de su canonización en la Misión de San Francisco Javier, en Kahnawake, que también alberga su santuario. El coro canta en la lengua Mohawk. También se realizan en ese idioma algunas de las oraciones.

Rumanía

En Rumanía, un 86.5% de la población se define como cristiana ortodoxa. ¿Cómo es el sonido de una misa ortodoxa en un antiguo monasterio con frescos considerados Patrimonio de la Humanidad en la región de Bukovina, en la Catedral Patriarcal de Bucarest o en una pequeña iglesia de madera en la región de Maramures?

Misa dominical en Varsovia (Polonia)

El 93% de los polacos manifiestan ser católicos. Pero incluso allí está decreciendo el numero de asistentes a misa. Para 2016 la cifra había bajado un 36.7%. A pesar de todo, la misa de los domingos sigue siendo algo muy importante en la vida de un gran número de polacos.