Los senderos checos cumplen 130 años

16-05-2019

La República Checa cuenta con uno de los sistemas de rutas de senderismo más densos y mejor mantenidos de Europa. La primera ruta turística se inaguró hace 130 años, el 11 de mayo de 1889. Salía del pueblo de Štěchovice a orillas del río Vltava a Svatojanské Proudy y fue marcada por miembros del Club de Turismo Checo.

Foto: ŠJů, Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0Foto: ŠJů, Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0

La primera ruta turística, foto: Magdalena KašubováLa primera ruta turística, foto: Magdalena Kašubová El primer camino turístico en la República Checa, que conduce a lo largo de uno de los tramos más hermosos del río Moldava, ya no existe, ya que fue parcialmente inundado por el embalse de Štechovice en los años cuarenta. Sin embargo, desde entonces se ha desarrollado toda una red de senderos turísticos, que abarcan miles de kilómetros en toda la República Checa.

Pavel Přílepek, del Club de Turismo Checo, está a cargo de la señalización de los senderos.

“Actualmente hay más de 43 000 kilómetros de senderos marcados en la República Checa. También cuidamos caminos para ciclistas, que cubren más de 38 000 kilómetros y controlamos cientos de kilómetros de pistas de esquí de fondo, infraestructuras para usuarios de sillas de ruedas y senderos para montar a caballo. Yo diría que cada año se crean alrededor de cien kilómetros de nuevas rutas turísticas, aunque algunos de los senderos no utilizados dejan de existir".

Foto: Štěpánka BudkováFoto: Štěpánka Budková Si bien la primera ruta turística ya no existe, la gente todavía puede caminar por el segundo sendero más antiguo. Fue creado en 1889 y conduce desde la ciudad de Bohemia Central de Beroun a través del pintoresco pueblo de Svatý Jan pod Skalou hasta el castillo de Karlštejn. El camino de 20 kilómetros, marcado como 001 lleva el nombre de Vojta Náprstek, fundador y primer presidente del Club de Turismo Checo.

El letrero turístico de la República Checa, un cuadrado blanco brillante con una banda horizontal de color en el centro, es familiar para cualquiera que haya pasado algún tiempo en el campo checo.

Los letreros se sitúan generalmente en los árboles o las rocas o en postes específicamente colocados para ello y existe un conjunto de regulaciones muy estricto con respecto a su ubicación, la distancia entre ellos, etc. Son pintados y mantenidos por miembros del Club de Turismo Checo, que lo hacen de forma voluntaria en su tiempo libre y de forma gratuita.

Foto: Klára StejskalováFoto: Klára Stejskalová Pavel Přílepek explica qué hace que el sistema checo sea tan único.

“Hay todo tipo de sistemas para marcar rutas de senderismo en los países vecinos, pero solo en la República Checa tenemos una metodología unificada. Las normas se han desarrollado desde 1889. Al principio solo se usaba el color rojo. A medida que la red se hizo más densa, se introdujo el color azul. Y desde 1916, hemos estado usando cuatro colores básicos: rojo, azul, amarillo y verde".

En este momento, hay unas 1400 personas que se encargan de cuidar la red de senderos del país. Cada primavera, se entrenan y reclutan nuevos voluntarios para hacer el trabajo.

Para conmemorar el 130 aniversario de las rutas de senderismo del país, está programada una marcha especial organizada por el Club de Turismo Checo en junio a lo largo de la segunda ruta turística más antigua del país, desde Beroun a Svatý Jan pod Skalou.

16-05-2019