Los países del Grupo de Visegrád dijeron en Bratislava que quieren más cooperación para la seguridad

19-09-2016

Los líderes de los Veintisiete, pero ya sin la participación del Reino Unido, trataron de dar un nuevo impulso al proyecto europeo en la reciente cumbre de Bratislava. El primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, se mostró optimista ante los resultados alcanzados, ya que según estima hay voluntad para seguir adelante.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTKBohuslav Sobotka, foto: ČTK A Eslovaquia, uno de los cuatro países miembros del Grupo de Visegrád, correspondió organizar una cumbre, aunque informal, en la que se buscó fijar la nueva agenda de Europa después del Brexit.

Eslovaquia, Chequia, Polonia y Hungría, que parten del principio de que la unidad hace la fuerza, trataron de elevar su voz para insistir en la necesidad de dar pasos para incrementar la seguridad, reducir las consecuencias de la ola migratoria y devolver la confianza de los ciudadanos en la Unión Europea.

Trazando prioridades

El primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, dijo a la Televisión Checa que la reunión de Bratislava había servido para, de manera informal, plantear tareas y prioridades de futuro en una Unión Europea cambiante.

“Se trató de una buena oportunidad para que todos los países expresaran su visión para la solución de los problemas que afectan a la Unión Europea. Yo di a conocer las prioridades de la República Checa. Esto significa una mayor seguridad para todos, y el aumento del crecimiento económico para tratar de equilibrar el nivel de vida de los ciudadanos comunitarios”.

Angela Merkel, foto: ČTKAngela Merkel, foto: ČTK Los asistentes a la reunión de Bratislava coincidieron en que se vive una “crisis existencial”, según dijo el jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, o una “situación crítica”, de acuerdo con la canciller alemana, Angela Merkel.

La seguridad ante todo

El primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, insistió en que lo importante ahora es buscar soluciones y no la causa de los problemas.

“En esta reunión delineamos algunas prioridades para la Comisión Europea. Me alegra que entre ellas se encuentren temas propuestos por Chequia, como un exigente registro para los que deseen entrar en el territorio europeo. Disponemos de un mandato claro para trabajar en temas de cooperación para la seguridad. Surgieron propuestas concretas para la creación de nuevos puestos de trabajo”.

Foto: ČTKFoto: ČTK Los líderes europeos aprobaron la hoja de ruta de Bratislava que debe ponerse en marcha de aquí a marzo de 2017, fecha en que se celebrará el 60 aniversario del Tratado de Roma del que surgió la Unión Europea, resaltó Sobotka.

“Debo decir que la mayoría de los asuntos de la “hoja de ruta” están relacionados con la seguridad, la lucha contra la migración ilegal, el reforzamiento de las fronteras exteriores y el incremento de la cooperación en la defensa y lucha contra el terrorismo. Contamos con propuestas para que se preste atención a la radicalización interna de la sociedad europea, así como la expulsión de los radicales musulmanes para que no hagan problemas dentro de la Unión Europea”.

En el comunicado se indica que los líderes europeos se comprometen a enviar ayuda inmediata para proteger la frontera entre Bulgaria y Turquía, y pondrán en marcha la nueva Guardia Europea de Fronteras y Costas antes de que acabe el año. También intensificarán el intercambio de información en la lucha antiterrorista y la cooperación en materia militar.

19-09-2016