Los niños checos esperan con ansiedad la llegada de San Nicolás

San Nicolás, en compañía de un ángel y un diablillo, será el gran protagonista de la tarde y noche de este miércoles en la República Checa. La víspera del día dedicado a este santo, el mencionado trío recorre los hogares checos para recompensar a los niños que se han portado bien a lo largo del año.

Foto: archivo de la sociedad „Pravý Mikuláš“Foto: archivo de la sociedad „Pravý Mikuláš“ Con ansiedad esperan los niños checos, y de algunos otros países europeos, la llegada de San Nicolás y su comitiva. Se trata de un momento clave para la niñez, anuncia que las fiestas de la Navidad se acercan a gran velocidad.

Martin Šimsa, foto: Loreta VaškováMartin Šimsa, foto: Loreta Vašková Esta tradición se encuentra muy arraigada en la sociedad checa. San Nicolás, el buen obispo espera que los niños les dediquen una poesía o una canción, por lo general del folclor nacional. En un gran libro o cuaderno de infracciones San Nicolás controla si los pequeños se portaron bien a lo largo del año que termina.

Sobre el tema conversamos con el director del Instituto Nacional de Cultura Popular, Martin Šimša, que se refirió a los orígenes de la tradición de San Nicolás en las Tierras Checas.

“La tradición de San Nicolás está estrechamente vinculada a las rondas que realizaban los maestros de escuela para saber si los niños se habían aprendido bien las oraciones para la hora de rezar”.

El historiador Šimša ha destacado que la tradición ha estado vinculada desde el principio a los niños.

Foto: archivo de la sociedad „Pravý Mikuláš“Foto: archivo de la sociedad „Pravý Mikuláš“ “Se trata de una tradición relativamente nueva, del siglo XVIII o principios del XIX, que desde entonces ha estado dedicada a los menores. En la ronda participan los maestros de escuela disfrazados y en compañía de alumnos mayores. Además de comprobar los conocimientos de los estudiantes, servía para reunir unas monedas de cara al periodo invernal que no era fácil”.

Después de escuchar la poesía o canción, y eventualmente hacer alguna pregunta, pero sobre todo verificar que el niño se portó bien, San Nicolás concede la palabra al ángel que recompensará al menor. En la mayoría de los casos se trata de golosinas, pero como los tiempos cambian, muchas veces los padres dan al ángel premios mayores para sus hijos.

La celebración de las fiestas de San Nicolás en la tarde y noche del 5 de diciembre cuenta con muchos seguidores en toda la República Checa, matizó Martin Šimša.

“Hace unos 10 años atrás realizamos una investigación a nivel nacional y el resultado indica que dos terceras partes de las ciudades, pueblos y aldeas celebran las fiestas de San Nicolás y de la Semana Santa”.

En caso de que San Nicolás descubra, según las instrucciones de los padres, que los menores se portaron muy mal, todo queda en manos del diablito que además de amenazas de llevarles consigo, les entrega una bolsa de carbón en lugar de las golosinas. Esta situación prácticamente no llega a ocurrir, pero gracias al miedo que les mete el diablillo los niños juran que a partir de ese momento serán como angelitos.

Además de la celebración infantil es sabido que San Nicolás es invocado ante catástrofes, naufragios, o en momentos de extrema necesidad económica.