Los mundos perdidos de Enrique Stanko Vráz en el museo Náprstek de Praga

Las etnias de Nueva Guinea y de la cuenca amazónica se reúnen en el museo Náprstek de Praga. Las exhibiciones 'Un Mundo Perdido' y 'Cazadores de Cabezas' revelan objetos de estas culturas tradicionales y una buena muestra de fotografías y piezas coleccionadas por Enrique Stanko Vráz, uno de los primeros checos en traer a Chequia muestras del mundo no europeo.

Vendedor del agua, foto: E.S.Vráz, de la colección del Museo Náprstek de PragaVendedor del agua, foto: E.S.Vráz, de la colección del Museo Náprstek de Praga El museo Náprstek de Praga, el único de la ciudad dedicado exclusivamente a civilizaciones no europeas, presenta una selección fotográfica del viajero checo Enrique Stanko Vráz. Este explorador, en diferentes fases, realizó un periplo por Nueva Guinea, la Costa de Oro, en África, Japón, Corea, China y América.

El origen checo de Vráz es un dato al que los investigadores han llegado después de largas pesquisas, pues este personaje que había pisado todos los continentes, decidió, adrede, ocultar y manipular su información personal.

Tal vez con el objetivo de ser más competitivo e interesante en el mundo de los viajeros científicos del siglo XIX se atribuyó a sí mismo diversos seudónimos y lugares de nacimiento, desde Venezuela hasta Bulgaria. Así lo explica la autora de la exhibición Jiřina Todorová.

Enrique Stanko Vráz con su caballo Rosinanda, foto: archivo del Museo Náprstek de PragaEnrique Stanko Vráz con su caballo Rosinanda, foto: archivo del Museo Náprstek de Praga "Él creó una leyenda sobre su propio origen. Dijo que nació en Bulgaria, que había formado parte de la batalla de Plevna en la Guerra Ruso-Turca. La segunda mitad del segundo XIX fue una época próspera para los viajes, por lo que hubo un gran brote de exploradores. Todos ellos intentaron de alguna manera ser personajes llamativos".

Entre 1892 y 1893 Enrique Stanko Vráz inició su primer viaje al continente americano en donde recorrió los ríos amazónicos, como el Orinoco, el Negro y Atabapo.

A través de las fotografías expuestas podemos admirar tanto el paisaje amazónico con sus pobladores indígenas, como los espacios urbanos con escenas costumbristas de algunas capitales latinoamericanas, como Asunción, La Habana, Río de Janeiro y Lima.

Nueva Guinea, foto: E.S.Vráz, de la colección del Museo Náprstek de PragaNueva Guinea, foto: E.S.Vráz, de la colección del Museo Náprstek de Praga También se encuentran algunas fotografías de las Islas Canarias, en donde Vráz estuvo convaleciente, ya que su salud se había visto mermada a causa de varias enfermedades tropicales. Junto a la muestra de Suramérica se encuentran las fotos que hizo Vráz en sus estadías en América Central y Norteamérica, concretamente en Estados Unidos, donde pasó algún tiempo entre los indios hopis.

Una segunda exposición titulada 'Cazadores de Cabezas' se centra en la isla Nueva Guinea. En esta se muestran armas, objetos de uso diario, accesorios para el cuerpo y otras piezas reveladoras de la vida tribal en Nueva Guinea antes de la llegada de los europeos. Según nos explica el antrópologo Martin Soukup, la Nueva Guinea actual es totalmente diferente.

"Fue el contacto con el mundo exterior lo que contribuyó a la muerte de las culturas tradicionales. Ya allá la gente no anda semidesnuda. Llevan la misma ropa como nosotros. Algunos de ellos incluso tienen mejores celulares que yo mismo".

La exhibición 'Un Mundo Perdido' muestra otros objetos que Vráz trajo de sus viajes, como plumas de tucán, cuentas de semillas y flechas. También algunos de sus objetos personales como su última cámara y su maletín para diapositivas de fotos.

Los visitantes podrán hacer un viaje cultural y revalorar a excéntricos exploradores como Enrique Stanko Vráz.