Los hackers de Rusia y China representan un riesgo para Chequia

01-11-2019

Los hackers de Rusia y China representan el mayor riesgo cibernético para la República Checa. Así de tajante fue el informe anual de la Agencia Nacional de Seguridad Informática y Cibernética presentado recientemente. Es por eso que la Comisión Parlamentaria para la Seguridad dedicó su sesión de este jueves al tema.

Michal Koudelka, foto: Michaela Danelová, ČRoMichal Koudelka, foto: Michaela Danelová, ČRo Los ataques de hackers a ministerios e instituciones públicas checas son una realidad. Uno de los ciberataques más frescos, y dado a conocer, fue el perpetrado en junio contra el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La batalla en el ciberespacio tiene varios frentes. El jefe del Servicio de Contraespionaje, Michal Koudelka, indicó que además de la infiltración en los sistemas informáticos de las instituciones, los hackers tratan de pinchar los teléfonos y computadoras de personas clave del ámbito público.

“Los servicios de inteligencia rusos tienen en nuestro país medios muy sofisticados que, en caso de necesidad, pueden utilizar para controlar nuestras comunicaciones. La única protección es pensar muy bien qué tipo de informaciones damos a conocer por medio de nuestros teléfonos y computadoras”.

Para Vít Rakušan, miembro de la Comisión Parlamentaria por del movimiento STAN, uno de los mayores problemas radica en el hecho de que en la República Checa no se ha prestado la atención suficiente al riesgo cibernético.

“Escuchamos declaraciones del ministro del Interior, Jan Hamáček, que desde mi punto de vista no responden a los riesgos del momento. Hamáček dio a entender que es posible que salga más barato enmendar consecuencias, que invertir en sistemas para repeler los eventuales ataques. Desde el punto de vista estratégico se trata de una reflexión incorrecta”.

Foto ilustrativa: Pete Linfort / Pixabay CC0Foto ilustrativa: Pete Linfort / Pixabay CC0 Para el diputado Rakušan otro de los males que afecta a los servicio de inteligencia y seguridad del país es la falta de voluntad a la hora de concederles recursos y medios.

“La Agencia Nacional de Seguridad Informática y Cibernética (NÚKIB) había planeado reclutar a unas 48 personas este año. Debido a los diferentes recortes financieros podrá contratar como máximo a unos ocho trabajadores nuevos. Para salir adelante es necesario que logremos algún tipo de consenso”.

Partiendo de la situación de riesgo que existe a nivel internacional, la Agencia Nacional de Seguridad ha insistido en que se trata de un tema prioritario, ya que los ciberataques pueden apuntar contra infraestructuras como, por ejemplo, centrales eléctricas o aeropuertos.

01-11-2019