Los eurodiputados checos, entre los más vagos de la UE

19-09-2013

Los eurodiputados checos son de los que menos trabajan en el Parlamento Europeo, según revela un estudio del think-tank checo Valores Europeos. La República Checa no sale bien parada ni al compararse con países de la misma zona ni con países del mismo número de representantes.

El Parlamento Europeo, foto: Pavel Novák, ČRoEl Parlamento Europeo, foto: Pavel Novák, ČRo La actividad del Parlamento Europeo no es muy seguida en la República Checa, y esta escasa visibilidad parece ser aprovechada por gran parte de los eurodiputados del país para tomarse la legislatura como unas vacaciones pagadas en Estrasburgo y Bruselas. De acuerdo con un estudio del think-tank checo Valores Europeos (Evropské hodnoty), los representantes checos se encuentran entre los menos activos.

Para valorar la carga de trabajo de los eurodiputados, la organización se ha centrado en nueve categorías mensurables, como por ejemplo la asistencia a las sesiones o las intervenciones en el pleno, y lo ha comparado por un lado con otros países poscomunistas y por otro, con países que cuentan con el mismo número de escaños. En ambas categorías los checos salen mal parados. Por ejemplo, Portugal, con el mismo número de eurodiputados, ha intervenido en los plenos ocho veces más que Chequia.

Zuzana Roithová, foto: Šárka Ševčíková, ČRoZuzana Roithová, foto: Šárka Ševčíková, ČRo Una de las variables más importantes es la elaboración de informes, ya que forman parte del proceso legislativo europeo y pueden determinar el contenido de los reglamentos y directivas elaboradas por la Comisión Europea, como destaca el director ejecutivo de Valores Europeos, Radko Hokovský.

“El promedio es 1,73 informes por eurodiputado. Y ahí es donde se ve la enorme diferencia. Porque la mitad de los eurodiputados checos no ha preparado ningún informe, o solo uno. Pero hay alguien que destaca, la democristiana Zuzana Roithová, que ha preparado nueve informes. Aquí se ve la gran desproporción que hay. Algunos eurodiputados casi no se dedican a esta actividad, mientras que otros están en la media europea o por encima del promedio”.

Radko Hokovský, foto: Archivo de la Universidad CarolinaRadko Hokovský, foto: Archivo de la Universidad Carolina Otra variable en la que la República Checa suspende son las preguntas parlamentarias, cuya baja frecuencia, según Hokovský, evidencia la falta general de interés de los eurodiputados checos por defender los intereses de su país o su partido, más allá de su postura favorable o desfavorable a la Unión Europea, como recalca.

“Cuando pueden interpelar a la Comisión o al Consejo Europeo es la mejor ocasión en la que los eurodiputados, por ejemplo los euroescépticos, podrían expresar su postura escéptica, su crítica, y podrían hacer preguntas. Pero sorprendentemente también en cuanto a preguntas parlamentarias la actividad está por debajo de la media”.

El estudio no puntúa variables no cuantificables, como la calidad o importancia de los informes o intervenciones, pero dibuja un retrato en general poco favorable. De los partidos políticos checos, el más activo es el Democristiano, de la mencionada Roithová. Los menos son el Partido Cívico Democrático (ODS), de centro-derecha, y los comunistas.

El estudio abarca la actividad de la eurocámara desde mediados de 2009 hasta julio de este año.

19-09-2013