Los estudiantes checos ven su futuro en el extranjero

22-05-2013

La corrupción, la injusticia o la inestabilidad económica son algunos de los motivos principales que impulsan a los estudiantes checos a plantear su futuro en un país extranjero. Este es el resultado de la encuesta realizada por el periódico checo Mladá Fronta Dnes, cuyo objetivo fue averiguar los planes de los checos jóvenes para los próximos 20 años.

Foto ilustrativa: Comisión EuropeaFoto ilustrativa: Comisión Europea Uno de cada seis estudiantes checos de entre 15 y 19 años no se siente obligado a planificar su futuro en su país de origen sino que piensa en establecerse en el extranjero. Este es el sorprendente resultado obtenido por el periódico checo Mladá Fronta Dnes, cuya intención fue averiguar los planes de los jóvenes checos para los próximos veinte años.

Esta frustración con su entorno no la sufren solamente los jóvenes de las regiones más pobres y con mayor desempleo sino también en la capital. Praga ocupa de hecho el segundo puesto entre las regiones con más estudiantes que ven sus próximos pasos en otro país. En la encuesta del periódico Mladá Fronta Dnes participaron casi 5.000 jóvenes que expresaron sus opiniones mediante ensayos, es decir, no tenían que contestar a ningún tipo de preguntas, lo que dio un resultado basado en reacciones completamente espontáneas.

Jan Zeman, un estudiante de 18 años procedente de Praga, había pasado un año estudiando en un colegio estadounidense. Es uno de los que no encuentran muchas expectativas positivas en el mercado laboral checo.

Jan Zeman, foto: Zuzana BayerováJan Zeman, foto: Zuzana Bayerová “La situación en Chequia no es nada ideal sobre todo porque se privilegia a las personas que tienen contactos. Para los demás resulta muy difícil conseguir un buen puesto de trabajo, incluso para la gente con estudios adecuados. A mí me gustaría trabajar en la administración pública pero las intrigas políticas en este estado y el sueldo de los empleados es muy desmotivador. Aquí simplemente todo depende de los contactos que tenga el aspirante, por eso pienso en irme al extranjero cuando termine los estudios“.

Los temas más preocupantes según los estudiantes resultan ser la corrupción, la inestabilidad económica del estado o los privilegios de las personas con suficientes recursos financieros. Según algunos de ellos es muy triste que en Chequia algunos puedan simplemente comprarse el título académico mientras que los demás tienen que dedicar tiempo y fuerzas para conseguirlo. Otro de los jóvenes checos que ya se ha instalado en el extranjero buscando nuevas oportunidades es Josef Dobrý. Se fue a España con el programa estudiantil Erasmus y al final se quedó allí para vivir. Hoy en día tiene su propia empresa en Valencia y para Radio Praga comenta las razones y lo positivo que tiene para él la vida en el sur de Europa.

Foto ilustrativa: Comisión EuropeaFoto ilustrativa: Comisión Europea “En mi caso fue natural quedarme en España. Después de dos años de vivir allí conocí la cultura, hice amistades, aprendí el idioma y al final me enamoré de este país y decidí quedarme. Me viene todo muy bien, el ritmo de la vida en España, el tiempo, ya que yo sufría mucho en Chequia por el frío que hacía, y también el mar, que en Chequia no hay. Además la gente extrovertida, abierta, amable y la gastronomía por supuesto, todo esto lo llamaría calidad de vida, y me hace sentir bien“.

De momento hay aproximadamente 70.000 checos trabajando fuera de su país. Lo que encuentran más atractivo es la posibilidad de aprender idiomas, adquirir experiencia y claro, el dinero, puesto que en la mayoría de casos el sueldo suele ser mucho más alto de lo que cobrarían en la República Checa por el mismo trabajo.

22-05-2013