Los diputados checos tampoco quieren recibir a huérfanos sirios

Los diputados siguieron la postura del Gobierno y rechazaron recibir en la República Checa a 50 huérfanos sirios.

Foto: PixabayFoto: Pixabay

Más de cinco horas se prolongó el debate en la Cámara Baja checa sobre la propuesta del partido de oposición TOP 09 para que los diputados exhortaran al Gobierno a que cambie de opinión y la República Checa reciba a 50 huérfanos sirios que se encuentran en campamentos para refugiados en Grecia. El tema fue tratado en el marco del debate sobre el pacto mundial sobre migración, apoyado por la mayoría de los países de la ONU.

Markéta Pekarová Adamová, foto: Luboš Vedral, ČRoMarkéta Pekarová Adamová, foto: Luboš Vedral, ČRo Los diputados de TOP 09 indicaron que en los campamentos de Grecia hay unos 3 500 niños cuyos padres murieron durante la guerra en Siria, a los que varios países civilizados tratan de ayudar. También Chequia podría sumarse a esa iniciativa, como resaltara la diputada de esa formación, Markéta Pekarová Adamová.

”Consideramos que cada país civilizado debería ser capaz de ese gesto. Estamos convencidos de que la República Checa está en condiciones para ayudar a niños que se encuentran en una situación difícil, que viven en la pobreza. Es nuestra obligación ayudar a esas personas”.

No obstante, la opinión de TOP 09 no la comparten otros partidos parlamentarios. En contra de la eventual acogida de los huérfanos sirios se expresó entre otros el Partido Libertad y Democracia Directa. Su líder, Tomio Okamura opinó que Siria es capaz de hacerse cargo de esos niños.

Andrej Babiš, foto: ČTK/Šimánek Vít Andrej Babiš, foto: ČTK/Šimánek Vít ”La acogida de unas cuantas decenas de huérfanos sirios no resolverá la situación en ese país. Además, actualmente la propia Siria ya es capaz de brindar ayuda a esos niños huérfanos”.

Hace unos días el primer ministro, Andrej Babiš, rechazó categóricamente la propuesta de la eurodiputada checa Michaela Šojdrová para la acogida de esos niños en Chequia. Agregó que, además, no se trataba de niños, sino de varones de entre 12 y 17 años, y que se les puede ayudar de otra manera. Por estas expresiones Babiš fue blanco de críticas a nivel nacional e internacional.

Independientemente de que la Cámara Baja rechazara este miércoles la propuesta para la acogida de los niños sirios en la República Checa, lo mismo que el Gobierno, el democristiano Partido Popular sigue insistiendo en que una nación orgullosa y consciente no debería tener miedo de recibir a niños huérfanos. Sus diputados recalcaron que Praga podría brindar asilo a los huérfanos de menor edad que son los más amenazados, y a la vez los que más fácilmente suelen adaptarse a un nuevo ambiente y unas nuevas condiciones de vida.