Los diputados checos condenan la anexión de Crimea

26-03-2014

La Cámara Baja checa ha aprobado el no reconocimiento de la anexión de Crimea por parte de Rusia, al considerar que se ha realizado violando el derecho internacional. Desde la Comisión de Defensa se ha demandado además que se incremente el presupuesto de la cartera de Defensa.

Foto: ČTFoto: ČT La Cámara Baja checa decidió no reconocer la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia con una mayoría aplastante. Votaron a favor de la resolución 121 diputados de los 179 presentes y solo se opusieron los 16 parlamentarios comunistas y uno del partido Amanecer. Los diferentes partidos checos de izquierda y derecha coincidieron en que el modo en el que Vladimir Putin incorporó a Rusia esta provincia ucraniana contraviene el derecho internacional.

Otra cuestión es cómo debería reaccionar Chequia ante el expansionismo ruso. Mientras que el primer ministro, Bohuslav Sobotka, prefiere esperar a una respuesta coordinada de los países de la Unión Europea, la Comisión de Defensa de la Cámara Baja ha solicitado al Gobierno un incremento del presupuesto militar, como declaró su presidente, el democristiano Ivan Gabal.

Ivan Gabal, foto: archivo de Radio PragaIvan Gabal, foto: archivo de Radio Praga “Cuando conmemoramos el 15 aniversario del ingreso de Chequia en la OTAN, los presidentes de los grupos parlamentarios, con la excepción del Partido Comunista, firmaron el compromiso de ir aumentando los gastos en Defensa. La anexión violenta de Crimea actualiza la necesidad de cumplir este pacto”.

Gabal recordó que los miembros de la OTAN deberían tener un presupuesto militar del 2% del PIB, mientras que el de la República Checa, como el de muchos otros países miembros, es mucho menor, en este caso del 1,08%.

Sobotka, en respuesta a Gabal, declaró que una escalada militar no es la solución al problema y que el Ejército checo debería evolucionar con una concepción a largo plazo y no a fuerza de episodios concretos, como el de Crimea. Al mismo tiempo advirtió que esos recursos estarían mejor invertidos en generar empleo o relanzar la economía.

Respecto a la minoría checa que habita en la región ucraniana de Volinia, el primer ministro aseguró que el Gobierno checo se halla controlando la situación y que ante cualquier escalada de violencia u otro peligro está preparado para intervenir. Los checos de Volinia se habían quejado con anterioridad de la indiferencia de las autoridades checas. En Ucrania viven unas 20.000 personas étnicamente checas, que en caso de necesidad pueden ser repatriados y obtener la residencia permanente por un procedimiento de urgencia.

26-03-2014