Los conductores de tranvías de Praga amenazan con huelga

03-01-2003

Los conductores de tranvías de Praga están dispuestos a entrar en huelga. Piden recibir el mismo sueldo de los choferes de autobuses. En caso de que no lo consigan, amenazan con que el próximo lunes hasta el mediodía no circulará ni un tranvía.

Este jueves fracasaron las negociaciones entre los Sindicatos y la Compañía de Transporte Público, ya que no acudió nadie de la Alcaldía de Praga, ni de la Jefatura de la empresa, indicó su portavoz, Michaela Kucharová.

"Las negociaciones seguirán este domingo al mediodía, ya que el Alcalde de la capital, Pavel Bém, interrumpirá sus vacaciones para asistir. De momento no puedo confirmar cien por ciento si habrá huelga o no, ello depende de los resultados de las negociaciones".

Según señaló el jefe de la Federación de los conductores de tranvías, Antonín Dub, todo está preparado para que el lunes en la capital checa no salga ni un tranvía a la calle. Añadió que en ninguna parte de Europa se hace diferencia entre un chofer de autobús y un conductor de tranvía (excepto en la República Checa), y que todos son simplemente, choferes del transporte público y reciben el mismo sueldo.

El Alcalde de Praga, Pavel Bém, señaló que quiere encontrar una solución, pero que no va a negociar bajo amenazas.

"No es posible que los ciudadanos de Praga pasen a ser rehenes. Es necesario darse cuenta de que la Compañía de Transporte Público es un organismo enorme. Si generamos movimientos en los salarios en un grupo de empleados podría afectar negativamente al resto. Y las fuentes financieras están agotadas después de las inundaciones".

Y precisamente por las inundaciones que afectaron el país en agosto, el lunes podría colapsar el tráfico, puesto que en Praga hasta el presente no funciona debidamente el metro y los tranvías transportan cada día más de un millón de pasajeros.

03-01-2003