Los conductores checos sobrepasan los límites de velocidad a menudo

05-03-2019

La Policía de la República Checa sigue registrando un gran número de infracciones relativas a conductores que no respetan los límites de velocidad.

Foto: Honza Ptáček, ČRoFoto: Honza Ptáček, ČRo Los conductores que sobrepasan los límites de velocidad en la República Checa siguen siendo un problema frecuente, de acuerdo con los datos del Ministerio de Transportes.

Durante 2018, la Policía registró 210 000 casos en el país, lo que supone un aumento respecto al año anterior.

Para evitar ser captados, muchos usuarios utilizan sistemas antiradares, pero las autoridades advierten de que algunos tipos son ilegales en la República Checa.

Por ejemplo, si se trata de un radar pasivo que simplemente avisa de la cercanía de un control, los conductores tienen derecho a portar uno en su automóvil.

Tomáš Neřold, foto: MDCR ČRTomáš Neřold, foto: MDCR ČR Como dijo a la Radiodifusión Checa Tomáš Neřold, jefe de Besip, una organización asociada al Ministerio de Transportes que se dedica a la seguridad vial, es positivo que los conductores sepan cuándo hay un control, pues así reducirán realmente la velocidad.

“Queremos ser preventivos con el control de velocidad, queremos que los conductores sepan dónde se controla y dónde deben prestar atención, no que se sorprendan y pillarlos desprevenidos. Nuestra intención es simplemente que reduzcan la velocidad“.

No obstante, existen otros tipos de dispositivos antiradares que están prohibidos en Chequia. Se trata de los inhibidores, que pueden bloquear las ondas de otros aparatos para impedir que un radar mida tu velocidad. Portar uno de estos antiradares está sancionado con una multa, como apunta la portavoz de la presidencia policial, Hana Rubášová.

“En caso de saltarse esta norma, una persona física podría enfrentarse a una multa de 400 euros, y en caso de una persona jurídica o empresa, hasta 4000 euros“.

Foto: Tomáš Adamec, ČRoFoto: Tomáš Adamec, ČRo En otros países vecinos están prohibidos ambos tipos, tal y como apunta la portavoz de la presidencia policial de Eslovaquia, Denisa Baloghová.

“Usar uno de estos dispositivos es una infracción grave de la ley“.

El Ministerio de Transportes de la República Checa no se plantea por el momento una extensión de las prohibiciones vigentes, aunque quiere reunirse con la Policía para estudiar posibles mejoras.

Por otro lado, otras organizaciones, como la Central de Asistencia a los Automovilistas, consideran que los antiradares pasivos también deberían estar prohibidos.

05-03-2019