Los checos son la nación europea que más fuma marihuana

La República Checa encabeza la lista de las naciones europeas en cuanto al consumo de marihuana y de éxtasis. Lo indica el Informe anual del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, (OEDT), agencia de la Unión Europea para el problema de la drogodependencia.

El Informe anual 2006 del OEDT, publicado este jueves en Lisboa, revela que los checos han adelantado incluso a Estados Unidos en cuanto al consumo de marihuana se refiere. Según el documento, el 44 por ciento de los adolescentes checos de quince años de edad han consumido marihuana en alguna ocasión. A la República Checa le sigue España, donde el 41 por ciento de los quinceañeros reconoce tener experiencia con la marihuana.

Los especialistas calculan que entre los jóvenes de 17 a 18 años de edad fuma marihuana el 50 por ciento de los checos. La primera experiencia con esa droga la adquieren los adolescentes a sus 13 o, como máximo, a sus 14 años de edad.

Independientemente de lo alarmantes que son esos datos, los especialistas advierten de que en el futuro la situación podría empeorar más todavía, como consecuencia de la marcada reducción del precio de algunos estupefacientes, especialmente el éxtasis. Mientras que hace unos años una pastilla de esa droga se vendía en el mercado negro a unos 25 euros, actualmente es posible adquirirla a un precio mucho más moderado, por unos tres euros.

La reducción del precio de las drogas se debe a su creciente oferta. Durante los últimos decenios el narcotráfico fue proliferando en los países europeos, por lo que bandas de narcotraficantes de diversas partes del mundo trasladan su mercado ilegal de estupefacientes a Europa.

Pero mientras que en otros países europeos el índice de la drogadicción fue disminuyendo en los últimos años, en la República Checa va en aumento. El creciente consumo de estupefacientes entre los escolares checos preocupa también a los maestros. Éstos sostienen que lo alarmante es que la sociedad checa llega a considerar la drogadicción como un fenómeno normal que caracteriza la forma moderna de vida. "Si ésta es la opinión generalizada de la sociedad y algunos padres consideran normal que sus hijos "prueben" la droga, difícilmente podemos explicarles a nuestros alumnos que la drogadicción es algo negativo y que los estupefacientes dañan irreversiblemente la salud del hombre", advierten los maestros checos.