Los checos piensan que la creciente cantidad de armas amenaza la seguridad

01-09-2016

Un gran porcentaje de checos opina que la incrementada presencia de armas puede conducir a que baje la seguridad. Asimismo, sostiene que el endurecimiento de las normas respectivas podría limitar las agresiones con armas de fuego.

Foto: thenys / freeimagesFoto: thenys / freeimages De acuerdo con un informe de una agencia demoscópica, ante el aumento del porte de armas en la República Checa un 39 % de la población teme que esto pueda llevar a una considerable disminución de la seguridad y, en consecuencia, al aumento de ataques a mano armada. Según declaraciones de Daniel Prokop, de la agencia Median.

“La proliferación de armas tiene que ver con el hecho de que los portadores de licencia se compran más. Sin embargo, hasta ahora no se ha comprobado que una mayor parte de la población haya obtenido más licencias para portar armas. Las estadísticas en la República Checa no demuestran correlación alguna entre el incremento de la cantidad de armas y el aumento de asesinatos con éstas”.

El sondeo también reveló que casi el 60 % de los encuestados está a favor de la regulación del porte de armas de fuego. Daniel Prokop acotó que la misma opinión prevalece en Estados Unidos.

“En Estados Unidos hoy en día también la mayoría piensa que sería necesaria una mayor regulación y que ésta ayudaría. Las opiniones de los estadounidenses y checos son en cierta medida semejantes, pero lo interesante es que se diferencian en la postura adoptada por los grupos sociales. Mientras que en los Estados Unidos son los universitarios los que apoyan la regulación, en Chequia, por el contrario, los estudiantes universitarios no creen en el Estado como la entidad que deba regular la posesión de armas”.

Foto: ČT24Foto: ČT24 La gente que más le teme a la posibilidad de una agresión al mismo tiempo defiende más el hacer las normas más severas. Justamente es lo que ha llevado a la enmienda de la ley sobre armas de fuego, que está aprobada y firmada por el presidente.

Gracias a dicha enmienda la Policía tendrá la potestad para confiscar las armas, incluso bajo tenencia legal en el caso de que sospechen que el estado de salud mental de su portador se haya alterado de tal manera que podría poner en peligro su propia vida y la de los demás.

01-09-2016