Los checos aman el pan

Cada año los checos gastan un promedio de 38 euros en pan. Sube la demanda de tipos especiales, como por ejemplo el pan de centeno o el pan integral, incluso ha aparecido el pan de grillo.

Foto ilustrativa: Couleur / Pixabay CC0Foto ilustrativa: Couleur / Pixabay CC0 Según la Asociación de Panaderos y Pasteleros, los checos gastan 38 euros en promedio en compras de pan cada año. Siete de cada diez consumidores se rigen por el precio. Esto se desprende de una encuesta realizada por la compañía de consultoría KPMG.

Foto: Filip Jandourek, ČRoFoto: Filip Jandourek, ČRo Según los datos más recientes de la oficina de estadística Eurostat, el pan checo es el quinto más barato dentro de la Unión Europa. Sin embargo, el precio está subiendo, dado por la caída en la cosecha de trigo y por el aumento del precio de la energía, dice el director ejecutivo de la Asociación de Panaderos y Pasteleros, Jaromír Dřízal.

“El precio de la harina ha subido en aproximadamente un 20%. Este aumento ya se ve reflejado en los precios de las panaderías pequeñas y artesanales”.

Las panaderías industriales están negociando el precio con las cadenas comerciales.

Al mismo tiempo, en la República Checa está creciendo la demanda de tipos especiales de pan. El pan integral y el pan de centeno se están volviendo muy populares, informa la Asociación de Panaderos y Pasteleros. Para satisfacer la demanda, hoy en día las panaderías ofrecen más de 300 tipos de pan y pastelería.

Están apareciendo incluso variedades más exóticas. Hace un año, el socio de la panadería Hradecká en Hradec Králové, Libor Homoláč, tuvo la idea de hornear pan poco tradicional. Se diferencia del pan normal en un solo ingrediente. A la masa de harina de trigo y centeno se le agregan grillos molidos.

Foto: Jana Šustová, ČRoFoto: Jana Šustová, ČRo “Al principio intentamos moler los grillos en casa, yo lo hacía en la batidora. Con esta masa hicimos los primeros panes y bocadillos”.

Después de poco tiempo la panadería se unió a una empresa que le proporciona la harina de grillos directamente. Homoláč destaca que los productos están dirigidos sobre todo a la generación joven de checos.

“Nos orientamos principalmente hacia los jóvenes, los deportistas, la gente que se interesa por la nutrición saludable”.

En la actualidad, los tipos especiales de pan forman el 30% del surtido total. El portavoz de la cadena Tesco, Václav Koukolíček, indicó que las variantes saludables estaban muy de moda, como por ejemplo el pan de masa madre o el pan con diferentes sabores añadidos.

En la República Checa se hornea cerca de un millón de hogazas de pan cada día.