Líder comunista ofende a los gitanos

09-08-2019

La minoría gitana en la República Checa está indignada por la postura del líder comunista Vojtěch Filip, quien indirectamente acusó a los gitanos de ser los responsables por el actual aumento de los precios de la carne porcina en el país.

Foto: El Museo de la Cultura GitanaFoto: El Museo de la Cultura Gitana El Museo de la Cultura Gitana formuló una protesta oficial contra el líder comunista Vojtěch Filip. Este escribió el miércoles en su cuenta de Twitter que la reducción de la producción de la carne de cerdo en la República Checa y el consiguiente aumento de sus precios, se deben al cierre de la granja porcina de Lety, en Bohemia del Sur, para construir allí un monumento.

Se trata del Monumento al Holocausto Gitano de Lety. Durante la Segunda Guerra Mundial había en el lugar un campo de concentración para gitanos. Acabada la guerra surgió en sus proximidades una granja porcina.

Después de los cambios democráticos fue acordado cerrar la granja y rendir homenaje a las víctimas gitanas de los nazis con un monumento. Pero llevó largos años que el proyecto se realizara. Los últimos cerdos fueron trasladados de la granja a otro lugar o a mataderos en marzo de 2018.

La portavoz del Museo de la Cultura Gitana, Lucie Horáková, calificó de totalmente inaceptable el que Filip tratara de menospreciar el significado del monumento a las víctimas gitanas.

Vojtěch Filip, foto: Luboš VedralVojtěch Filip, foto: Luboš Vedral ”Sus afirmaciones las consideramos inadecuadas y hasta alarmantes. Más cuando el Museo de la Cultura Gitana y los sobrevivientes gitanos de la Segunda Guerra Mundial tratan de que no sean olvidados los horrores cometidos por los nazis. Quieren que se recuerde a todas las víctimas, incluidos los gitanos. En nuestra opinión lo dicho por el señor Filip menosprecia a las víctimas gitanas”.

En su cuenta en Twitter, Filip calificó de crimen el que el antiguo gobierno socialdemócrata de Bohuslav Sobotka cerrara la granja de cerdos de Lety con una producción muy efectiva, y provocara así la caída de la producción de la carne porcina por debajo del 30%.

En una posterior entrevista para el servidor Seznam.cz, el líder comunista sostuvo que no había motivos para eliminar la granja porcina de Lety, porque su área no abarcaba la zona del antiguo campo de concentración gitano. Varios expertos confirmaron sin embargo que en los años 90 la granja sí cubría una considerable parte del antiguo establecimiento nazi, de lo que testimonian fotografías, documentos y mapas.

Foto: Barbora NěmcováFoto: Barbora Němcová El Partido Socialdemócrata se unió a las críticas contra Filip y calificó sus afirmaciones de repugnantes. También la Unión de Criadores de Cerdos rechaza que el cierre de la granja de Lety haya causado el aumento de los precios de la carne. De acuerdo con el director de esa organización, Jan Stibal, el encarecimiento de la carne porcina se debe sobre todo al aumento de sus precios en el mercado mundial a raíz de la plaga de peste porcina en China. Ese país incrementó por ello el volumen de las importaciones de carne de cerdo.

El campo de concentración nazi para gitanos, situado en Lety, existió entre 1940 y 1943, habiendo sido internados en él unos 1300 gitanos, tanto hombres como mujeres y niños. Unas 300 personas fueron asesinadas en el lugar, otros 500 gitanos aproximadamente fueron enviados al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, en Polonia. Se calcula que durante la Segunda Guerra Mundial los nazis acabaron con alrededor del 90% de los gitanos checos.

09-08-2019