Las muertes por alcohol superan en Chequia a las generadas por las drogas

25-11-2016

Más de un millón de checos consume bebidas alcohólicas de tal manera que afectan su salud o están al borde de caer en el alcoholismo. Alarmante resulta el creciente número de menores de edad que se emborrachan de manera regular, se desprende del informe anual de la Agencia Nacional contra la Drogadicción.

Foto: CC0  public domainFoto: CC0 public domain El alcohol mata. El consumo excesivo de bebidas alcohólicas resulta cuatro veces más mortal que el de las llamadas drogas fuertes en Chequia. Mientras que el número de drogadictos, dependientes del pervitin y otras drogas, llegó a su máxima expresión y ha empezado a disminuir, el omnipresente alcohol se ha convertido un serio problema para la sociedad.

El informe anual de la Agencia Nacional contra la Drogadicción sostiene que 540.000 checos beben alcohol de tal manera que amenazan su salud y otros 640.000 son bebedores de riesgo.

Para Jiří Vobořil, director de la Agencia, la situación es muy grave, porque a diferencia de otros países europeos en Chequia no se registra reducción alguna en el consumo de alcohol.

“Al echar un vistazo a los menores de edad, debemos constatar que tienen la medalla de oro en lo referente a la cantidad de niños, hasta los 16 años, que de manera regular se emborrachan una vez por semana“.

Jindřich Vobořil, foto: ČTKJindřich Vobořil, foto: ČTK La República Checa sigue siendo el país donde más se bebe cerveza a nivel mundial. Las cifras más recientes indican que las mujeres también se han dejado cautivar por esta bebida.

El 57% de las checas reconoce que no rechaza una cerveza de vez en cuando, pero el 20% bebe más de un litro una vez por semana, mientras que el promedio masculino es de un poco más de cuatro litros semanales.

A pesar de esto, los productores notaron cierta disminución del consumo cervecero en bares y restaurantes que contrasta con el aumento de los bebedores caseros. Esto va de la mano de otro problema que es la venta desmesurada de alcohol a menores en los supermercados y otros establecimientos, según subrayó Vobořil.

Foto: CC0 public domainFoto: CC0 public domain “El 90% de las personas que están al otro lado del mostrador no saben que se trata de un acto punible. Es necesario que los vendedores aprendan a decir no”.

Por ley todos los establecimientos que suministran bebidas alcohólicas tienen prohibida la venta a menores de edad, pero de acuerdo con Vobořil la normativa no se cumple a cabalidad.

Las cifras de la Agencia Nacional contra la Drogadicción indican que por causa directa del alcohol murieron 815 personas en Chequia, esto es cuatro veces más que por las drogas. Dos tercios de los recursos destinados a la lucha contra las adicciones se emplean en tratamientos contra la dependencia al alcohol.

25-11-2016