Las fuertes nevadas causan problemas en Chequia

Las nevadas tan intensas que azotaron la República Checa en los últimos días siguen causando problemas relacionados con el transporte y el suministro de energía.

Tranvías en Praga, foto: ČTK / Roman Vondrouš Tranvías en Praga, foto: ČTK / Roman Vondrouš Unos 15 000 usuarios se encuentran sin suministro eléctrico, principalmente en el este de la República Checa, por culpa de las intensas nevadas que azotaron el país a lo largo del pasado domingo y de este lunes.

Praga en la actualidad, foto: ČTK / Roman Vondrouš Praga en la actualidad, foto: ČTK / Roman Vondrouš La mayoría de los clientes afectados pertenecen a la compañía energética ČEZ, que actualmente está intentando reparar los daños ocasionados por el clima. Como informó la portavoz de la compañía, Soña Holingerová, todavía hay zonas afectadas.

“Ahora mismo registramos 30 averías referidas al suministro de electricidad. En Bohemia Central se está estabilizando la situación, pero todavía hay problemas en la región de Pilsen y durante la noche, desgraciadamente, aparecieron más averías en las regiones de Olomouc y Moravia-Silesia“.

La enorme cantidad de nieve afectó igualmente en gran medida a los conductores y muchos quedaron atrapados en las carreteras, lo que también dificulta la reparación de la red eléctrica, según añadió Holingerová.

“Hay coches que han tenido averías, con problemas en los aislantes. En muchos lugares ha sido necesario usar raquetas de nieve para llegar hasta allí. La nieve ha causado problemas además con el tráfico en algunas zonas, donde había que esperar a que las carreteras se limpiasen”.

Praga en la actualidad, foto: ČTK / Kateřina Šulová Praga en la actualidad, foto: ČTK / Kateřina Šulová Donde también se sintieron las consecuencias del clima fue en el transporte ferroviario y aéreo. Se registró la caída de árboles en las vías de tren, ello causó la cancelación o el retraso de varias conexiones, y se pusieron a disposición de los viajeros autobuses para cubrir algunos tramos. Sobre el tema habló para la Radiodifusión Checa la portavoz de la empresa Ferrocarriles Checos, Gabriela Novotná.

“Se han suspendido algunas conexiones debido a la obstrucción de las vías, y se utilizan autobuses para realizar dichos tramos. En algunos lugares donde no ha sido posible poner autobuses de sustitución, el servicio se ha cancelado“.

En lo que respecta a las conexiones aéreas, muchos vuelos tuvieron que ser desviados a Viena y Brno ante la imposibilidad de aterrizar en Praga, donde las máquinas quitanieves trabajaban sin descanso para despejar las pistas.

Asimismo, el transporte público de la capital checa sufrió numerosos retrasos.