Las elecciones al Senado: una derrota aplastante de los partidos gubernamentales

La segunda vuelta de las elecciones al Senado confirmó el ascenso del Partido Cívico Democrático. Al contrario, los partidos de la coalición gubernamental registraron una derrota abrumadora.

Foto: ČTK / Kateřina ŠulováFoto: ČTK / Kateřina Šulová La segunda vuelta de las elecciones al Senado de la República Checa se celebró el viernes 12 y el sábado 13 de octubre en 27 distritos electorales. De este modo, cada dos años se cambia una tercera parte de la Cámara Alta que cuenta con 81 senadores.

Representantes del Partido Cívico Democrático, foto: ČTK / Michal KamarytRepresentantes del Partido Cívico Democrático, foto: ČTK / Michal Kamaryt El ganador de la segunda vuelta es, sin ninguna duda, el Partido Cívico Democrático que obtuvo diez escaños. Según comentó su líder, Petr Fiala, el objetivo principal en el Senado será bloquear algunas de las propuestas de leyes de la coalición gubernamental.

“Se trata de una clara señal de los votantes. Para ellos, el Partido Cívico Democrático representa la única fuerte alternativa al movimiento ANO y a los populistas y extremistas de todo tipo. Nuestro objetivo era apoyar a las personas que valoran la democracia e impedirían que este Gobierno medio comunista impusiera algunas de sus ideas. Eso lo logramos”.

Además, el Partido Cívico Democrático podría aspirar a ocupar la posición de Presidente del Senado, ya que puede resultar como el más fuerte.

Jiří Čunek, foto:  ČTK / Kateřina Šulová Jiří Čunek, foto: ČTK / Kateřina Šulová También los Alcaldes e Independientes fueron exitosos al triunfar en cinco de los distritos electorales, y no descartan la posibilidad de luchar por la presidencia en el Senado.

Los democristianos, quienes tenían asegurado un escaño gracias a la victoria de Jiří Čunek en la primera vuelta, contaban para la segunda ronda con dos pesos pesados. Sin embargo, tanto el antiguo ministro de Cultura, Daniel Herman, como el líder del partido, Pavel Bělobrádek, no pudieron contra sus adversarios. La única victoria de los democristianos la registró Patrik Kunčar.

Mientras tanto, los partidos de la coalición gubernamental fracasaron completamente. El movimiento ANO del primer ministro checo Andrej Babiš logró imponerse en tan solo un distrito, y eso a pesar de que había tenido diez candidatos en la segunda vuelta.

En lo que se refiere a su socio de la coalición, la Socialdemocracia, que se encuentra en un deterioro evidente, fue capaz de vencer en tan solo un distrito electoral. El socialdemócrata Petr Vícha, alcalde de la ciudad de Karviná, se impuso en la segunda vuelta contra la única candidata de los comunistas, lo que significa que este partido no contará por primera vez en la historia de la República Checa con ningún representante en el Senado.

Marek Hilšer en Radio Praga, foto: Ondřej TomšůMarek Hilšer en Radio Praga, foto: Ondřej Tomšů Al contrario, los candidatos independientes y de movimientos no parlamentarios obtuvieron siete escaños. Entre ellos se encuentran también tres de los candidatos que habían perdido a principios de este año en las elecciones presidenciales.

Mientras que Jiří Drahoš obtuvo más del 50% ya en la primera vuelta, Pavel Fischer y Marek Hilšer se impusieron en la segunda ronda. Precisamente ellos pueden jugar un papel importante en lo que se refiere a la futura presidencia del Senado. Dependerá de a cuál de las bancadas senatoriales se unirán.

Las elecciones al Senado estuvieron marcadas por la segunda participación más baja en la historia, solo el 16,49% de los votantes acudieron a las urnas.