La UE ayuda a la RCh a cumplir los requisitos del Acuerdo de Schengen

13-03-2003

Ayudar a la República Checa a cumplir con los requisitos del Acuerdo de Schengen referentes a los controles en las fronteras externas de la Unión Europea, es el objetivo de un nuevo proyecto del programa Phare iniciado la semana pasada.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea Phare es el principal instrumento financiero de la Unión Europea para ayudar a los países candidatos en sus preparativos para la adhesión. Desde 1990, la Unión invirtió en la República Checa, mediante este programa, más de 950 millones de euros.

La semana pasada fue iniciado un nuevo proyecto de Phare, por un monto de un millón de euros. Ramiro Cibrián, embajador de la Unión Europea en la República Checa, entrega más detalles a Radio Praga.

"Este proyecto está dirigido al Departamento de Asilo y Migración del Ministerio del Interior checo y tiene por objetivo ayudar y cooperar con esta autoridad checa a fin de que en la República se pueda implementar la Convención de Schengen lo antes posible. Naturalmente es un proyecto que se va a llevar a cabo apoyándose en una cooperación previa que ha existido entre la República Checa y Alemania y que también fue financiada por la Unión Europea".

En el marco de dicho proyecto, los expertos de la Oficina Criminal de Alemania, con sede en la ciudad de Wiesbaden, ayudarán a sus homólogos checos a mejorar la legislación en el campo policial, de seguridad y de justicia.

Señor embajador, ¿Qué es el Acuerdo de Schengen?

"Es una convención que permite la libre circulación de las personas sin controles fronterizos en el interior de los países de la Unión Europea que son miembros de esta convención. Esto requiere toda una serie de medidas tecnológicas, de cooperación, incluyendo, por ejemplo, la cooperación judicial y policial, en los métodos de lucha contra los tráficos ilegales de mercancías, contra el crimen organizado o contra el tráfico ilegal de drogas," explicó a Radio Praga el embajador de la Unión Europea en la República Checa, Ramiro Cibrián.

13-03-2003