La tensión y el malestar social dominan las celebraciones de la Revolución de Terciopelo

La celebración del 29 aniversario de la Revolución de Terciopelo, que el 17 de noviembre de 1989 acabó con el comunismo, se ha visto este año marcada por la tensión social a raíz de la aparición de nuevas ambigüedades en torno al caso de los subsidios europeos con los que se financió la granja Nido de la Cigüeña, por lo que el primer ministro afronta cargos por sospechas de corrupción.

Foto: ČTK/Vondrouš RomanFoto: ČTK/Vondrouš Roman

En un día como hoy hace 29 años la calle Národní Třida de Praga fue escenario del estallido de la Revolución de Terciopelo que acabó con el régimen comunista.

Foto: ČTK/Šulová KateřinaFoto: ČTK/Šulová Kateřina Además de recordar los acontecimientos históricos que ayudaron a que los checos recuperaran su libertad y democracia, la fecha ha empezado a servir como un foro para expresar el nivel de malestar o bienestar de la poiblación. Este año no ha sido la excepción.

El primer ministro Andrej Babiš, es el jefe del Ejecutivo, pero tiene cuentas pendientes con la Justicia. Afronta cargos de sospecha de abuso de fondos de la Unión Europea para la construcción de una granja conocida como Nido de la Cigüeña.

Esta semanam dos reporteros del sitio de noticias Seznam Zpravy recogieron declaraciones de Andrej Babiš Jr. quieen aseguró que fue secuestrado y trasladado a Crimea para mantenerlo alejado y evitar sus declaraciones en el caso del Nido de Cigüeña.

La oposición y varios sectores de la sociedad han empezado a presionar la dimisión de Babiš. El primer ministro optó por no asistir a las celebraciones del 17 de noviembre de manera tradicional. Pocos minutos después de la medianoche colocó una ofrenda floral en el monumento situado en Narodní Třída.

Foto: ČTK/Vondrouš RomanFoto: ČTK/Vondrouš Roman Su explicación fue sencilla. Viajó a Suiza para reunirse con su hijo, Andrej Babiš Jr. Escribió en Facebook que había ido a la calle Národní después de la media noche para presentar sus respetos a la memoria de los acontecimientos del 17 de noviembre. Que había optado por esa hora, porque temprano por la mañana había partido a Suiza para ver a su hijo a quien no había visto en un año.

El líder del Partido por la Libertad y la Democracia Directa, Tomio Okamura, optó tanbién por una hora no habitual: alrededor de las seis de la mañana y el presidente de la República, Miloš Zeman, envió una ofrenda.

Personas hasta el moemnto desconocidad dañaron las ofrendas de los tres representantes políticos lo que ha causado malestar y críticas desde todo el espectro político.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů

Además de las principales actividades de conmemoración en la calle Národní Třida, tienen lugar actos para recordar en unas 36 ciudades del país, al tiempo que han sido organizados conciertos, presentaciones de teatro, proyecciones de películas, documentales y debates para recordar la Revolución de Terciopelo, y el papel de Václav Havel en la derrota del comunismo en Checoslovaquia hace exactamente 29 años.