La Socialdemocracia ya no quiere elecciones anticipadas

16-09-2009

La crisis política continúa. El Partido Socialdemócrata cambió de opinión, ya no quiere elecciones anticipadas. Impidió la disolución de la Cámara de diputados, y recibió el respaldo del presidente de la República para que el Gobierno tecnócrata se mantenga hasta los comicios regulares del año próximo.

Jiří Paroubek, foto: ČTKJiří Paroubek, foto: ČTK La crisis institucional se cobró la primera víctima política. El líder del Partido Cívico Democrático y antiguo primer ministro, Mirek Topolánek, renunció este martes a su escaño parlamentario.

“No creo que esta Cámara de diputados pueda hacer algo por los ciudadanos comunes y corrientes. Está llena de comunistas, poscomunistas y antiguos comunistas”, declaró Topolánek después de abandonar definitivamente el Parlamento, como reacción al caos político que reina en el país.

Mirek Topolánek, foto: ČTKMirek Topolánek, foto: ČTK La socialdemocracia, apuntalada por los comunistas y algunos Verdes, impidió este martes que se incluyera en el orden del día la disolución de la Cámara de diputados, requisito indispensable para la celebración de las elecciones anticipadas.

El líder socialdemócrata, Jiří Paroubek, se reunió este miércoles con el presidente de la República, Václav Klaus, quien anunció estar de acuerdo con que no se celebren elecciones anticipadas en noviembre y se llegue al final de la legislatura.

Esto significa que el Gobierno tecnócrata de Jan Fischer se mantendrá en el poder hasta la celebración de las elecciones regulares de junio 2010. No obstante, Fischer recordó que había aceptado un mandato hasta las elecciones anticipadas y dijo que en caso de continuar pondría condiciones.

Jan Fischer, foto: ČTKJan Fischer, foto: ČTK “No seguiré al frente del Ejecutivo en caso de faltar consenso en torno a la reducción del déficit del presupuesto estatal. Pero además del tema del presupuesto, los políticos deben decir qué tipo de Gobierno quieren”, indicó el primer ministro.

Fischer insiste en la necesidad de aplicar una serie de recortes para poder reducir el déficit del presupuesto, calculado actualmente en uno diez mil millones de euros.

Las fuerzas políticas del país habían acordado la celebración de elecciones anticipadas los días 9 y 10 de octubre, pero el Tribunal Constitucional las suspendió fallando a favor del recurso presentado por un diputado independiente y las calificó de inconstitucionales.

Tras el fallido intento, las mismas fuerzas políticas decidieron celebrar las elecciones anticipadas cuanto antes, pero los socialdemócratas violaron el acuerdo.

Jiří Paroubek, justificó la decisión de impedir la disolución de la Cámara de diputados argumentando que podría ser recurrida judicialmente, como en el caso anterior, por lo que resultaba indispensable poner fin a la inestabilidad política del país.

16-09-2009