La Socialdemocracia sacrificaría al primer ministro para evitar caída del Gobierno

El líder del Partido Socialdemócrata, Jan Hamáček, que integra el gobierno de coalición con el movimiento ANO, ha asegurado que no apoyaría la moción de censura que prepara la oposición. En su lugar preferiría sacrificar al primer ministro.

Jan Hamáček, foto: ČTK / Kateřina ŠulováJan Hamáček, foto: ČTK / Kateřina Šulová Parece que la alianza que integra el movimiento ANO, liderado por Andrej Babiš, y la Socialdemocracia, encabezada por Jan Hamáček, no es lo suficientemente firme.

Vamos a tener un debate político sobre la postura de la Socialdemocracia

Cuando asoman vientos de crisis, los dos políticos no vacilan en poner en duda el pacto contraído para gobernar. Una de las condiciones de los socialdemócratas para permanecer en el Gobierno de coalición ha sido que el primer ministro Andrej Babiš salga limpio de un proceso por sospechas de fraude de subsidios de la Unión Europea. De no ser así, Hamáček y sus ministros abandonarían el Gabinete.

Los partidos de la oposición han anunciado que presentarán una moción de censura contra Babiš y su Gobierno a finales de esta semana. En un programa de debate de la TV checa, Hamáček dijo el domingo que en este momento no respaldaría una moción de censura.

“El miércoles vamos a tener un debate político sobre la postura que tomará la Socialdemocracia. Queremos analizar las consecuencias para el país y para las investigaciones que tienen lugar”.

De izquierda: Roman Onderka, Jan Hamáček y Jan Chvojka del Partido Socialdemócrata, foto: ČTK/Michal KrumphanzlDe izquierda: Roman Onderka, Jan Hamáček y Jan Chvojka del Partido Socialdemócrata, foto: ČTK/Michal Krumphanzl El vice primer ministro y líder socialdemócrata, quien a la vez encabeza la cartera del Interior, Jan Hamáček sostuvo ante los medios de comunicación que el Gobierno funciona y trabaja bien, y dio a entender que la salida del primer ministro ayudaría a calmar la situación política del país.

La sugerencia del líder socialdemócrata ha topado con el rechazo del presidente Miloš Zeman, quien en declaraciones a la televisión comercial Barrandov adelantó que en caso de la caída del Gobierno, pediría a Babiš la formación de un nuevo Gabinete. De acuerdo con el mandatario se puede gobernar en dimisión por un largo periodo de tiempo.

Ante la ambivalencia de los socialdemócratas, Babiš optó por enviar una advertencia clara. Mantuvo una reunión con el líder del movimiento por la Libertad y la Democracia Directa (SPD), el empresario de origen japonés Tomio Okamura. El mensaje fue que en caso de que los socialdemócratas le den la espalda existe un relevo inmediato.

El diputado por dicha agrupación Radek Koten explicó en la TV checa que tienen una única condición para dar su respaldo al Gobierno.

“Nosotros apoyaríamos al gobierno que permita la aplicación de nuestro programa. No nos interesan los puestos gubernamentales”.

Apoyaríamos al Gobierno que aplique nuestro programa

La oposición política anunció que el viernes de esta semana propondrá en la Cámara Baja una moción de censura contra el Ejecutivo. Cálculos iniciales indican que los opositores no disponen de los votos necesarios, pero todavía están en juego algunos legisladores socialdemócratas rebeldes que no comparten la propuesta de su líder.

La nueva crisis política fue desatada a raíz de un reportaje del sitio de noticias Seznam Zprávy que obtuvo declaraciones de Andrej Babiš Jr. quien dijo que había sido secuestrado y trasladado a Crimea para evitar que declarara contra su padre en el caso de la granja Nido de Cigüeña.

Andrej Babiš padre, enfrenta cargos por un supuesto fraude de fondos de la Unión Europea para financiar la construcción de la granja en cuestión. Durante las celebraciones del aniversario de la Revolución de Terciopelo, el pasado 17 de noviembre miles de personas pidieron en Praga la dimisión de Babiš.