La RCh se aproximada cada vez más a la elección presidencial directa

05-02-2003

La República Checa sigue sin presidente. Los partidos de la coalición gubernamental no logran consenso en cuanto a un candidato presidencial común. La posibilidad de la elección directa del nuevo presidente se torna así cada vez más real.

Václav Havel, Vladimír Spidla y Lubomír Zaorálek, Foto: CTKVáclav Havel, Vladimír Spidla y Lubomír Zaorálek, Foto: CTK Los partidos de la coalición gubernamental siguen en la búsqueda de un candidato presidencial aceptable para las partes involucradas. Hasta hace poco los observadores coincidían en que al cargo serían nominados el rector de la Universidad Carolina de Praga, Ivan Wilhelm, y la presidenta de la Academia de Ciencias, Helena Illnerová. No obstante, ambos rechazaron su nominación. Illnerová insistió en que tenía otras responsabilidades.

"Me intereso por la política, como cualquier otro ciudadano y siento también cierta responsabilidad por lo que ocurre a mi derredor. Esa parte de responsabilidad la asumí al aceptar el cargo de presidenta de la Academia de Ciencias. Y mi deber es cumplir con ese compromiso".

Castillo de Praga - sin presidente, Foto: CTKCastillo de Praga - sin presidente, Foto: CTK Mientras tanto, la facción socialdemócrata en el Parlamento acordó, por medio de una votación secreta, nominar al cargo al vice presidente del Gobierno, Pavel Rychetský. El primer ministro, Vladimír Spidla, señaló estar convencido de que ese candidato podría ganar el apoyo de otros partidos de la coalición.

"Pavel Rychetský figura entre nuestros candidatos desde el comienzo y su eventual nominación la hemos negociado también con los demás partidos de la coalición. Reconozco que las conversaciones fueron complicadas, pero estoy convencido de que Rychetský es un buen candidato presidencial".

Sin embargo, los demás partidos de la coalición gubernamental no comparten esa opinión y rechazan la candidatura de Rychetský. El vice presidente de la Cámara Baja, Jan Kasal, del democristiano Partido Popular, criticó a la vez a la Socialdemocracia por seguir insistiendo en candidatos de su partido. Petr Mares, presidente de la Unión de la Libertad fue muy abierto.

Pavel Rychetský, Foto: CTKPavel Rychetský, Foto: CTK "Durante las deliberaciones con nuestros socios de la coalición gubernamental se acordó que nominaríamos a un candidato común que pueda ganarse el apoyo de todas las facciones parlamentarias y senatoriales. Y el señor Rychetský no tiene ese apoyo".

Petr Mares, líder de la Unión de la Libertad, agregó de manera más explícita aún.

"El comité nacional de nuestro partido me facultó a deliberar con los socios de la coalición para que, en caso de no concordar sobre un candidato presidencial común, tratara de imponer la elección directa del presidente".

Esa postura la comparte también otro partido de la coalición gubernamental, el democristiano Partido Popular. La Socialdemocracia difícilmente logrará imponer así a su nuevo candidato, Pavel Rychetský. Como indican los observadores, el único partido parlamentario que tiene todo claro es el opositor Partido Cívico Democrático que sigue insistiendo en la candidatura presidencial de Václav Klaus.

05-02-2003