La RCh queda rezagada en la lucha contra el terrorismo

20-04-2007

La República Checa es uno de los últimos cuatro países de la Unión Europea que no han adoptado leyes contra el terrorismo. Así constataron los representantes de Europol.

A pesar de que el terrorismo no es un fenómeno nuevo en Europa, los países de este continente están amenazados más que nunca antes. Esto se desprende de un informe de la Oficina Europea de Policía, Europol. Por esa razón casi todos los países comunitarios adoptaron en el pasado leyes especiales que facilitan la lucha contra este problema.

Sin embargo, la República Checa ha quedado rezagada con respecto al resto de países de la Unión en el tema de la lucha antiterrorista. Tan sólo ahora prepara el Ministerio del Interior una reforma que incluye también algunas nuevas disposiciones que permiten una mejor cooperación de las fuerzas policíacas en caso de una eventual amenaza de ataque terrorista. Jana Malíkova, portavoz del Ministerio del Interior, aclara en que se basa la propuesta.

"El objetivo más importante de esta reforma policíaca es perfeccionar el sistema de comunicación entre los servicios de inteligencia y los equipos policíacos".

No obstante, Ivan Langer, Ministro del Interior, explica que se trata de una reforma policíaca general y no de una ley especial, tal como hicieron en Gran Bretaña. Mientras que la Unión Europea invita a la República Checa, así como a otros países comunitarios, a establecer una estrategia colectiva en la lucha contra el terrorismo, el gobierno se muestra reticente a ceder una de sus competencias policíacas y jurídicas hacia las autoridades europeas.

"La cooperación entre Europol y el Ministerio del Interior checo funciona muy bien, hay incluso un intercambio de informaciones sobre el terrorismo", explica Jana Malíková, portavoz del Ministerio del Interior, insistiendo en que no hay necesario cambiar este sistema.

Además de no haber adoptado las leyes necesarias contra el terrorismo, La República Checa ni siquiera ha ratificado la Convención de la ONU contra el Crimen Organizado, lo cual representa una gran deuda hacia la comunidad internacional e indica la voluntad insuficiente de este país centroeuropeo de enfrentarse a este problema.

20-04-2007