La RCh pide que se respete la soberanía de Georgia y evacúa a los ciudadanos checos en el país

El Gobierno checo se posiciona a favor de Georgia en el conflicto de Osetia del Sur y pide la llegada de tropas de paz internacionales. Al mismo tiempo, la embajada checa en Tbilisi trata de evacuar a los ciudadanos checos en el país.

Las autoridades checas consideran que la guerra de Osetia amenaza la seguridad de toda la zona y ha calificado de profundamente intranquilizadora la intervención rusa en un asunto interno de Georgia.

Nos lo cuenta la portavoz del Ministerio checo de Asuntos Exteriores, Zuzana Opletalová.

“La República Checa pide a todas las partes del coflicto que detengan las operaciones militares e inicien las negociaciones. Apoyamos totalmente la integridad territorial y la soberanía de Georgia y somos partidarios de desplegar unidades internacionales para asegurar la paz en la zona del conflicto”, declaró Opletalová.

La guerra entre Georgia y Rusia estalló el viernes, cuando las tropas georgianas ocuparon la provincia de Osetia del Sur, un territorio de mayoría rusa que desde hace más de 15 años intenta independizarse de Georgia.

Rusia intervino en defensa de los surosetas, bombardeando posiciones militares georgianas, el aeropuerto de Tbilisi y la ciudad de Gori.

Foto: CTKFoto: CTK Ante la escalada de violencia, el Gobierno checo ha decidido tomar medidas para evacuar a los ciudadanos checos en el país en caso de que se viera amenazada su seguridad, como explica Opletalová.

“Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores recomendamos a todos los ciudadanos checos en Georgia que se inscriban en nuestra embajada en Tbilisi. De esta manera podremos ayudarlos y aconsejarlos de qué manera abandonar el país. Estamos organizando autobuses con los eslovacos y polacos para trasladar a nuestros ciudadanos a un sitio seguro, ya que actualmente están cancelados todos los vuelos. De todas maneras la República Checa estaría preparada para fletar un avión si fuera necesario”, explicó.

Durante el fin de semana fueron evacuados 50 turistas checos, y se calcula que 15 de ellos todavía se encuentran de vacaciones en las montañas georgianas, aparentemente ajenos al conflicto. Otros 15 checos residen normalmente en Georgia y no han mostrado interés en abandonar el país.